lunes, 23 de noviembre de 2015

20 de noviembre

Mes de María Inmaculada


ACORDAOS
Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se
ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestro auxilio, haya sido desamparado. Animado por esta confianza,
a Vos acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vos. Oh madre de Dios, no desechéis mis súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benigna mente. Amén


6. María socorre en especial a quienes
la aman
Ahora bien, si María es tan buena con todos, aun con los ingratos y negligentes que la aman poco y poco recurren a ella, ¿cómo será ella de amorosa con los que la aman y la invocan con frecuencia? “Se deja ver fácilmente de los que la aman, y hallar de los que la buscan” (Sb 6, 13). Exclama san Alberto Magno: “¡Qué fácil para los que aman a María encontrarla toda llena de piedad y de amor!” “Yo amo a los que me aman” (Pr 8, 17). Ella declara que no puede dejar de amar a los que la aman. Estos felices amantes de María –afirma el Idiota- no sólo son amados por María, sino hasta servidos por ella. “Habiendo encontrado a María se ha encontrado todo bien; porque ella ama a los que la aman y, aún más, sirve a los que la sirven”. Estaba muy grave fray Leonardo, dominico (como se narra en las Crónicas de la Orden), el cual más de doscientas veces al día se encomendaba a esta Madre de misericordia. De pronto vio junto a sí a una hermosísima reina que le dijo: “Leonardo, ¿quieres morir y venir a estar con mi Hijo y conmigo?” “¿Y quién eres, señora?”, le preguntó el religioso. “Yo soy –le dijo la Virgen- la Madre de la Misericordia; tú me has invocado tatas veces y ya ves que ahora vengo a buscarte. ¡Vámonos al paraíso!” Y ese mismo día murió Leonardo, siguiéndola, como confiamos, al reino bienaventurado. María, ¡dichoso mil veces quien te ama! “Si yo amo a María –decía san Juan Berchmans, estoy seguro de perseverar y conseguiré de Dios lo que desee”. Por eso el bienaventurado joven no se saciaba de renovarle su consagración y de repetir dentro de sí: “¡Quiero amar a María! ¡Quiero amar a María!”


BENDITA SEA TU PUREZA
Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza. A Ti celestial princesa, Virgen Sagrada María, te ofrezco en este día, alma vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog