miércoles, 24 de junio de 2015

Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del S...

Cada Día
Acto de Contrición

¡Dulcísimo Corazón de Jesús, que en este
Divino Sacramento estás vivo e inflamado de amor por

nosotros! Aquí nos  tenéis en vuestra

presencia, pidiéndonos perdón de nuestra culpa e implorando vuestra

misericordia. Nos pesa ¡oh buen Jesús! de haberos ofendido, por ser
Vos tan bueno que no merecéis tal ingratitud. Concedednos

luz y gracia para meditar vuestras virtudes y formar según ellas nuestros pobre

corazón. Amén
Día XXIV
CARTA ENCÍCLICA
MISERENTISSIMUS REDEMPTOR
DEL SUMO PONTÍFICE
PÍO XI
SOBRE LA EXPIACIÓN QUE TODOS DEBEN
AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS
7. Mas, aunque la copiosa redención de Cristo
sobreabundantemente
«perdonó nuestros pecados»(16) . Col 2,13.; pero, por aquella admirable disposición de la divina Sabiduría, según la cual ha de completarse en nuestra carne lo que falta en
lapasi
ón de Cristo por su cuerpo que es la Iglesia(17) Col 1,24, aun
a las oraciones y satisfacciones
«que Cristo ofreció a Dios en nombre de los pecadores» podemos y debemos añadir también las nuestras.

8. Necesario es no olvidar nunca que toda la fuerza de la expiación pende únicamente del cruento sacrificio de Cristo, que por
modo incruento se renueva sin interrupci
ón en nuestros altares; pues, ciertamente,
«una y la misma es la
Hostia, el mismo es el que ahora se ofrece mediante el ministerio
de los sacerdotes que el que antes se ofreci
ó en la cruz; sólo es diverso el modo de ofrecerse»(18); Conc. Trid., sess.22
c.2. por lo cual debe unirse con este august
ísimo sacrificio eucarístico la inmolación de los ministros y de los otros fieles para que
tambi
én se ofrezcan como «hostias vivas, santas, agradables a Dios»(19) Rom 12,1. Así, no duda afirmar San Cipriano «que el sacrificio del Señor no se celebra con la
santificaci
ón debida si no corresponde a la pasión nuestra oblación y sacrificio»(20) Epist. 63 n.381. Por ello nos amonesta el Apóstol que, «llevando en nuestro cuerpo la mortificación de Jesús»(21) 2 Cor 4,10, y con Cristo sepultados y plantados,
no s
ólo a semejanza de su muerte crucifiquemos nuestra carne con sus
vicios y concupiscencias(22) Cf. G
ál 5,24, «huyendo de lo que en el mundo es corrupción de concupiscencia»(23) 2 Pe 1,4, sino que «en nuestros cuerpos se manifieste la vida de Jesús»(24) 2 Cor 4,10, y, hechos partícipes de su eterno sacerdocio, «ofrezcamos dones y sacrificios
por los pecados
»(25) Heb 5,1. Ni solamente gozan de la participación de este misterioso sacerdocio y de este deber de satisfacer y
sacrificar aquellos de quienes nuestro Se
ñor Jesucristo se sirve para
ofrecer a Dios la oblaci
ón inmaculada desde el oriente hasta el ocaso En
todo lugar (26) Mal 1-2, sino que toda la ley cristiana, llamada con raz
ón por el Príncipe de los Apóstoles «linaje escogido, Real sacerdocio» (27) 1 Pe 2,9, debe ofrecer
por s
í y por todo el género humano sacrificios por los pecados, casi de la
propia
Manera que todo sacerdote y pontífice «tomado entre los hombres, a favor de los hombres es constituido en
lo que toca A Dios
» (28) Heb 5,1. Y cuanto más perfectamente respondan al sacrificio del Señor nuestra oblación y sacrificio, que es inmolar nuestro amor Propio
y nuestras concupiscencias y crucificar nuestra carne con aquella crucifixi
ón mística de que habla el Apóstol,
Tantos más abundantes frutos de propiciación y de expiación para nosotros y para los demás percibiremos. Hay una Relación maravillosa de los fieles
con Cristo, semejante a la que hay entre la cabeza y los dem
ás miembros del cuerpo, y Asimismo una misteriosa comunión de los santos, que por la fe católica profesamos, por donde los
individuos y los Pueblos no s
ólo se unen entre sí, mas también con Jesucristo, que es la cabeza; «del cual, todo el cuerpo
compuesto y Bien ligado por todas las junturas, seg
ún la operación proporcionada de cada miembro, recibe aumento
propio,
Edificándose en amor» (29). Ef 4,15-16 Lo cual el
mismo Mediador de Dios y de los hombres, Jesucristo pr
óximo a la muerte, lo Pidió al Padre: «Yo en ellos y tú en mí, para que sean consumados en
la unidad
» (30) Jn 17,23.
Así, pues, como la consagración profesa y afirma la unión con Cristo, así la expiación da principio a esta unión borrando Las culpas, la perfecciona participando de sus
padecimientos y la consuma ofreciendo sacrificios por los hermanos. Tal Fue,
ciertamente, el designio del misericordioso Jes
ús cuando quiso descubrirnos su
Coraz
ón con los emblemas de su Pasión y echando de sí llamas de caridad: que mirando de una parte la malicia infinita
del pecado, y, admirando de otra La infinita caridad del Redentor, m
ás vehementemente detestásemos el pecado y más ardientemente Correspondiésemos a su caridad.
Comunión Reparadora y Hora Santa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog