domingo, 8 de junio de 2014

Solemnidad de Pentecostés

Nacimiento de la única Iglesia de Cristo, que es la única religión verdadera: “Católica Apostólica Romana” con la venida de Dios Espíritu Santo (leer Hechos 2, 1-11), sobre la Santísima Virgen María, San Pedro el primer Papa, los demás Apóstoles, primeros Obispos y demás personas reunidas en el cenáculo; nació de manera sobrenatural la Iglesia Católica y recibieron las fuerzas necesarias para poner en practica las enseñanzas de Jesucristo. La Jerarquía sagrada (Papa y Obispos), comenzaron a cumplir el mandato de enseñar la doctrina celestial, verdades necesarias para poder ser miembro del cuerpo místico de Cristo. La cabeza invisible de la Iglesia es Cristo, el vicario de Cristo o también llamada cabeza visible son los papas legítimos, su alma es el Espíritu Santo, podríamos destacar también que la siempre Virgen María al estar tan íntimamente unida a Cristo, es miembro privilegiado de la Iglesia, mediadora de todas las gracias e instrumento inmaculado y perfecto del Espíritu Santo (esta realidad de la Iglesia esta perfectamente explicada por el Papa Pio XII en su Encíclica Misticis Corporis).

 Pentecostés, significa 50 días después de la Resurrección de Cristo. Al venir el Espíritu Santo y distribuir sus siete dones sagrados, dan un ambiente divino adecuado para que se desarrollen en nuestra alma, en su máxima potencia las virtudes llamas teologales: Fe (para creer en Dios y a Dios), Esperanza (confianza en la gracia divina y en las buenas obras que nos llevarán al cielo), y Caridad (amar con el amor divino tanto a Dios como al prójimo). Los siete dones del Espíritu Santo (leer Isaías 11, 1-3) Sabiduría (nos hace sabroso y experimental el conocimiento de Dios); Entendimiento (nos hace aceptar la verdades de fe, apoyados en la autoridad de Dios y ver el sentido profundo de la biblia); Consejo (juzga rectamente lo que hay que hacer de manera correcta en cada momento); Fortaleza (nos da la fuerza para superar peligros y dificultades y resistir lo malo de manera heroica); Ciencia (juzga rectamente las cosas creadas en orden a la vida eterna); Piedad (nos hace tener afecto de hijo (filial) a Dios Padre, a semejanza de su Hijo Jesucristo); y Temor de Dios (nos inspira respeto y reverencia a Dios, el cual al experimentar su bondad, no se le quiere faltar con el pecado y se tiene una delicadeza exquisita en la manera de obrar).


Las llamada gracias extraordinarias o carismáticas, no son necesarias para la salvación del alma y Dios las sabe dar a ciertas personas en vista de un bien mayor para los miembros de la Iglesia (ejemplo el don de lenguas, es decir hablar diferentes idiomas sin saberlos, los dio a los Apóstoles para poder transmitir mas fácilmente la doctrina católica a los judíos y paganos). San Pablo deja en claro en I de Corintios capitulo 13 que lo mas importante es la virtud de la caridad, junto con la fe y la esperanza.

Ponemos obstáculo al obrar del Espíritu Santo, que recibimos especialmente en el Sacramento de la Confirmación, cuando no luchamos contra el pecado venial o leve y permanecemos en la tibieza o mediocridad. Preguntémonos ¿Qué tiene que ver esta doctrina católica expuesta sobre el Espíritu Santo y sus dones, con todos los circos pentecostalista de sanadores y maestros del show? Si usted es católico no puede comportarse ni aceptar las doctrinas falsas de las sectas evangélicas y pentecostales que inclusive se han querido disfrazar de Iglesia Católica con los conocidos grupos carismáticos…Sea coherente y no se deje llevar por la sensibilidad, actúe como verdadero católico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog