sábado, 19 de abril de 2014

Jueves Santo

Jesucristo, instituye (crea) dos sacramentos: el Sacerdocio Católico (los Apóstoles son los primeros Obispos y Sacerdotes de la Iglesia de Cristo). ¿Para que? Para que realicen el milagro de convertir el pan y el vino, en el Cuerpo, Sangre, Alma y divinidad de Nuestro Señor, conteniéndolo de manera verdadera, real y substancialmente. Este cambio se llama: “transubstanciación” y se realiza en la Santa Misa en el momento de la Consagración. El Sacerdote actuando “In Persona Christi” (en persona de Cristo) renueva el Sacrificio de la Cruz de manera incruenta (es decir sin morir ni sufrir como en la Cruz). “...Tomad y comed , este es mi cuerpo…esta es mi sangre de la Alianza, la cual por muchos se derrama para remisión de los pecados…” (Mateo 26,26-28).




































No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog