martes, 15 de abril de 2014

Domingo de Ramos

(Evangelio según San Juan capítulo 8 versículos del 46 al 59)
“...Al que confía en el Señor, lo defenderá la Misericordia…” (Salmo 31 (32),10)

Hoy comienza el recorrido del plan divino, en su realización inmediata, sobre la Redención (el Rescate) de los pecados de todos los hombres del mundo de Adán y Eva, nuestros primeros padres, hasta el último ser humano que exista en esta tierra hasta el fin del mundo.
“...Cristo que se ofreció una sola vez para llevar los pecados de muchos…”(Hebreos 9,28)

1-El domingo de Ramos: presenta de manera anticipada la alegría y el triunfo de Jesucristo Rey y señor de todo lo que existe, el Cristo, el Mesías, el Salvador, el Redentor del mundo, entra en la ciudad de Jerusalén y es aclamado por el pueblo como el Hijo de David, el Rey de Israel.
“y las muchedumbres...aclamaban…¡Hosanna (¡ayúdanos!-¡Oh Dios!-) al Hijo de David! …”(Mateo 21,9)
Se expresaba el  jubilo y la alegría.
“...Rey de reyes y Señor de señores…”(Apocalipsis 19,16).
Es el Emanuel (el Dios con nosotros) (Isaías 7,14).
Por lo general, pequeñas ramas de olivo bendito, se cuelgan en los crucifijos, mostrando que Cristo, voluntariamente reina desde la Cruz, esta es su victoria, este es nuestro Salvador. Digámosle con fervor: “ Reine en mi vida, reine en mi familia, reine en la educación , reine en las  naciones, reine oh Cristo en toda la sociedad humana...no queremos que nada ni nadie usurpe el lugar que te corresponde, Hijo de Dios vivo… e Hijo de María siempre Virgen, la reina por gracia de todo lo creado…”




































No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog