domingo, 26 de febrero de 2012

I Domingo de Cuaresma

(Evangelio según San Mateo capitulo 4 versículos del 1 al 11)
Homilía de San Gregorio Papa.
 Pregúntanse algunos cuál fue el espíritu que condujo al Señor al desierto. Y la razón que les mantiene perplejo es lo que luego el santo Evangelio dice: “Llevóle el diablo a la santa ciudad”; y después de esto: “le subió a un monte muy alto”. Pero la opinión más razonable, la que puede seguirse, con toda verdad y sin duda alguna, es la que cree que fue conducido al desierto por el Espíritu Santo, a fin de que allí le condujera su Espíritu en donde le pudiese hallar el espíritu maligno para tentarle. Mas, he aquí que cuando, se dice que Dios Hombre fue llevado por el diablo a la ciudad santa, o subido a una montaña muy elevada, la mente se rehúsa a creerlo y los oídos humanos se espantan al escucharlo. Reconoceremos, no obstante, que no es increíble, si pensamos en tantas otras cosas que en él se cumplieron.
Ciertamente el diablo es el príncipe de todos los malvados, y miembros de esta cabeza son los impíos (malvado). ¿Acaso Pilatos no fue miembro del diablo, y los Judíos que persiguieron a Cristo, y los soldados que le crucificaron, fueron también miembros del diablo? ¿Qué tiene, por lo mismo, de extraño que permitiese que el demonio le condujera a un monte, si después había de permitir que sus secuaces le crucificaran?. No es indigno de nuestro Redentor el que quisiera ser tentado, toda vez que había venido para ser crucificado. Por el contrario, era muy justo que con sus tentaciones venciese nuestras tentaciones, así como había venido para triunfar de nuestra muerte con su propia muerte.
Mas conviene advertir que la tentación obra de tres modos: por la sugestión (obsesionado-una idea fija y molesta); la delectación (siento placer) y el consentimiento (quiero pecar). Nosotros, cuando somos tentados, generalmente nos dejamos arrastrar hasta la delectación, o lo que es más hasta el consentimiento. Y eso tiene lugar, porque formados de carne pecadora, llevamos en nosotros mismos el enemigo contra el cual hemos de luchar. Mas Dios, habiéndose encarnado en el seno de la Virgen, vino al mundo sin pecado, y por lo mismo no tenía en sí mismo principio alguno que le obligase a la lucha. Por lo mismo pudo ser tentado por sugestión, pero su alma no pudo ser manchada por la delectación. De consiguiente toda aquella tentación diabólica fue exterior, no interior.
 Y, a nosotros, ¿Cómo nos tienta el demonio?, ¿nos dejamos, seducir por él?, ¿ponemos los medios necesarios para, luchar contra la tentación?.
Pidamos a la Santísima Virgen María, la gracia de la perseverancia y la lucha diaria contra las tentaciones del demonio.
Imposición de la Cenizas benditas.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog