domingo, 16 de julio de 2017

SEXTO DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTES 
Año Litúrgico -  Dom Prospero Gueranger

Multiplicación de los panes
EL PECADO DE DAVID. — El Oficio del sexto Domingo después de Pentecostés, comenzaba ayer tarde con la exclamación punzante de un arrepentimiento inmenso. David, el Rey-Profeta, el vencedor de Goliat, vencido a su vez por la incitación de los sentidos, y que pasó del adulterio al homicidio, gritaba bajo el peso de su doble crimen: ¡"Dios mío, te ruego, perdona la iniquidad de tu siervo, porque he obrado como un insensato"!
El pecado, cualquiera que sea el culpable y la fálta, es siempre debilidad y locura. El orgullo del Angel rebelde o del hombre caído, por más que hagan, no podrán impedir que la ignominia de estas dos palabras se clave, como un estigma humillante, en la rebeldía contra Dios, en el olvido de la ley, en los actos insensatos de la creatura que, invitada a elevarse a las serenas regiones donde reside su autor, se sustrae y huye hacia la nada, para caer más bajo aún que la misma nada de donde había salido. Locura voluntaria, sin embargo, y debilidad sin excusa; porque, si el ser creado no posee por sí mismo sino tinieblas y miserias, la bondad suprema pone a su disposición, por medio de la gracia que nunca falta, la fuerza y la luz de Dios.
VIGILANCIA. —El último, el más oscuro pecador, no podría, pues, dar razones para justificar sus faltas; pero la ofensa es tanto más injuriosa a Dios, cuanto le viene de la creatura más colmada de sus gracias y situada, por su bondad, más alta que otras en el orden de la gracia. ¡No lo olviden esas almas para quiénes el Señor, lo mismo que para David, ha multiplicado sus magnificencias,'' Conducidos por los caminos reservados de su amor, deberían haber llegado ya con facilidad a la cumbre de la unión divina; sólo una vigilancia sin fin puede guardar al que no ha dejado aún el peso de la carne; siempre y en todas partes es posible la caída; y ¡cuánto más espantosa es, si el pie se resbala desde las cumbres elevadas de esta tierra de destierro, que confinan ya con la patria y dan ingreso a las potencias del Señor!. Entonces, los precipicios abiertos, que el alma había evitado en la subida, parecen llamarla todos a la vez; va rodando de abismo en abismo, horrorizando a veces a los mismos malvados, por la violencia de lasi pasiones largo tiempo contenidas, que la arrastran.
CONFIANZA. — Desde el fondo de la sima en que la ha arrojado su lamentable caída, humíllese y llore su crimen; no tema levantar los ojos de nuevo a las alturas en que poco ha parecía ella misma formar parte de las falanges de los bienaventurados; clame sin tardanza, como David: "¡Pequé contra el Señor!"; y como a él se le responderá: "El Señor ha perdonado tu pecado; no morirás'"; y como en David, Dios podrá obrar en ella todavía maravillas. David inocente había parecido la imagen fiel de Cristo, objeto divino de las complacencias de los cielos y de la tierra; David pecador, pero penitente, quedó como la figura más noble del Hombre- Dios, cargado de los crímenes del mundo, llevando sobre sí la venganza misericordiosa y justa de su Padre ofendido.
M I S A
La Iglesia nos invita a buscar en el Introito un nuevo sentimiento sobre lo que puede la fuerza del cristiano: su fe en el poder del Señor, que no le puede faltar, y la conciencia de su miseria, que le guarda de toda presunción.
INTROITO
El señor es la fortaleza de su pueblo y el protector de la salud de su Ungido: salva a tu pueblo, Señor, y bendice a tu heredad, y rígelos para siempre. — Salmo: A ti, Señor, clamaré; Dios mío, no me desoigas: no sea que, callando tú, me asemeje a los que bajan al sepulcro. V. Gloria al Padre.
La Colecta presenta un admirable resumen de la acción fuerte y suave de la gracia sobre toda la conducta de la vida cristiana. Está inspirada en el texto de Santiago: "Todo don excelente, todo don perfecto, viene de lo alto y desciende del Padre de las luces".
COLECTA
Oh Dios de las virtudes, de quien procede todo cuanto hay de mejor: infunde en nuestros pechos el amor de tu nombre, y aumenta en nosotros la religión; para que nutras lo que es bueno y, por medio de la piedad, custodies lo nutrido. Por nuestro Señor.
EPISTOLA
Lección de la Epístola del Ap. S. Pablo a los Romanos. (VI, 3-11).
Hermanos: Todos los que hemos sido bautizados en Jesucristo, lo hemos sido en su muerte. Porque en el bautismo hemos quedado sepultados con El, muriendo al pecado: a fin de que así como Cristo resucitó de entre los muertos para gloria del Padre, así también nosotros vivamos nueva vida. Porque si fuéremos injertados en El, imitando su muerte, lo seremos también en su resurrección. Sabiendo bien que nuestro viejo hombre ha sido crucificado juntamente con El, para que sea destruido el cuerpo de pecado, y no sirvamos más al pecado. Y si estamos muertos con Cristo, creemos que viviremos también juntamente con Cristo; sabiendo que Cristo resucitado de entre los muertos ya no muere, la muerte ya no le dominará. Porque habiendo muerto para el pecado, murió una sola vez: mas habiendo vuelto a la vida, vive para Dios. Así también vosotros, pensad que estáis realmente muertos al pecado, y vivos para Dios, en Jesucristo Señor nuestro.
EL APÓSTOL DE LOS GENTILES. — Las Misas de los Domingos después de Pentecostés, no nos habían presentado más que una vez hasta ahora las Epístolas de San Pablo. San Pedro y San Juan tenían reservado un lugar de preferencia en la misión de enseñar a los fieles al principio de los sagrados Misterios. Parece que la Iglesia en estas semanas, que representan los primeros tiempos de la predicación apostólica, ha querido recordar de este modo el puesto predominante del Apóstol de la fe y del Apóstol del amor en esta promulgación de la nueva alianza que se hizo en el seno del pueblo Judío. Pablo, en efecto, no era todavía más que Saulo, el perseguidor, y se mostraba como el más violento enemigo de la palabra, que debía más tarde llevar con tanto esplendor hasta los confines del mundo. Si después su conversión hizo de él un apóstol ardiente y convencido, aun para los mismos Judíos, sin embargo, se vió en seguida que la casa de Jacob no era la parte de apostolado que le correspondía, no era la porción de su herencia. Después de haber afirmado públicamente su creencia en Jesús, Hijo de Dios, y de haber confundido a la sinagoga con la autoridad de su testimonio, dejó que silenciosamente se llegase al fin de la tregua concedida a Judá para aceptar la alianza; aguardó en su retiro' a que el Vicario del Hombre- Dios, el Jefe del Colegio Apostólico, diese la señal de llamada a los Gentiles, y abriere él en persona las puertas de la Iglesia a estos nuevos hijos de Abraham.
Pero Israel abusó demasiado tiempo de la condescendencia divina; ya se acerca la hora del repudio para la ingrata Jerusalén; ya se ha vuelto por fin el Esposo hacia las razas extranjeras. Ahora tiene la palabra el Doctor de los Gentiles, la conservará hasta el último día; no se callará hasta que, después de convertir a la gentilidad sublevada contra Dios, la afirme en la fe y en el amor.
Hoy se dirigen a los Romanos, las instrucciones inspiradas del gran Apóstol. La Iglesia observará, en la lectura de estas admirables Epístolas, el mismo orden ode su inscripción en el canon de las Escrituras: la Epístola a los Romanos, las dos a los Corintios, las dirigidas a los Gálatas, a los Efesios, Filipenses, Colosenses, pasarán sucesivamente ante nuestra vista. ¡Sublime correspondencia, en: la que el alma de Pablo, entregándose por completo, da a la vez el precepto y el ejemplo del amor! "Os ruego—dice sin cesar—que seáis imitadores míos, como yo lo soy de Jesucristo"
LA VIDA CRISTIANA. — La santidad, los padecimientos, y luego la gloria de Jesús, su vida prolongada en sus miembros tal es para San Pablo la vida cristiana; simple y sublime noción que resume, a su parecer, el comienzo, el progreso y la consumación de la obra del Espíritu de amor en toda alma santificada. Más adelante le veremos desarrollar ampliamente esta verdad práctica, de la cual se contenta ahora con poner las bases en la Epístola que hoy nos hace leer la Iglesia. ¿Qué es el Bautismo, en efecto, ese primer paso en el camino que conduce al cielo, sino una incorporación del neófito al Hombre-Dios, muerto una vez al pecado para vivir eternamente en Dios su Padre? El Sábado Santo, al borde de la fuente sagrada, comprendimos, con la ayuda de un trozo semejante del Apóstol, las realidades divinas cumplidas bajo la onda misteriosa. La Iglesia no hace, hoy más que recordarnos ese gran principio de los comienzos de la vida cristiana y establecerle como punto de partida para las instrucciones que se han de seguir. Si el primer acto de la santificación del fiel, sumergido con Jesucristo en su bautismo, tiene por objeto rehacerle completamente, crearle de nuevo en este Hombre-Dios, injertar su nueva vida sobre la vida misma de Jesús para producir en ella sus frutos, no nos admiraremos de que el Apóstol no trace al cristiano otro procedimiento de contemplación, otra regla de conducta que el estudio y la imitación del Salvador. La perfección del hombre y su recompensa están sólo en El: asi pues, según el conocimiento que habéis recibido de él, caminad en El, porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, estáis revestidos de Cristo. El Doctor de las naciones lo declara: no conoce, ni podría predicar otra cosa. En su escuela, apropiándonos los sentimientos que tenía Jesucristo llegaremos a ser otros Cristos, o mejor, un solo Cristo con el Hombre-Dios, por la unión de los pensamientos y la conformidad de las virtudes, bajo el impulso del mismo Espíritu Santificador.
La lectura de la Epístola y la del Evangelio, el Gradual y el Verso, vienen todos a reavivar en nuestros corazones la humilde y confiada oración que debe elevarse sin cesar del alma del cristiano a su Dios.
GRADUAL
Vuélvete un poco, Señor, y aplácate con tus siervos. V. Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.
Aleluya, aleluya. V. En ti, Señor, he esperado, no sea confundido para siempre: en tu justicia líbrame, y sálvame: inclina a mí tu oído, apresúrate a librarme. Aleluya.
EVANGELIO
Continuación del santo Evangelio según S. Marcos. (VIII, 1-9).
En aquel tiempo, como hubiera con Jesús una gran muchedumbre, y no tuvieran qué comer, convocando a los discípulos, les dijo: Tengo compasión de la multitud: porque he aquí que ya me han seguido tres días, y no tienen qué comer: y, si los despido en ayunas para sus casas, desfallecerán en el camino: porque algunos de ellos han venido de lejos. Y respondiéronle sus discípulos: ¿Quién podrá saciarlos de pan aquí, en la soledad? Y los preguntó: ¿Cuántos panes tenéis? Ellos dijeron: Siete. Y mandó a la multitud que se sentara sobre la tierra. Y, tomando los siete panes, dando gracias, los partió, y se los dió a sus discípulos, para que los sirvieran. Y los sirvieron a la multitud. Y tenían también unos pocos pececillos: y también los bendijo, y los mandó servir. Y comieron, y se saciaron, y recogieron, de los fragmentos que sobraron, siete cestos. Y eran, los que habían comido, casi cuatro mil: y los despidió.
"El Señor nos llama, decía el pueblo antiguo al salir de Egipto tras de Moisés; iremos a tres jornadas de camino al desierto para sacrificar allí al Señor, nuestro Dios'". Los discípulos de Jesucristo, en nuestro Evangelio, le han seguido igualmente al desierto; después de tres días han sido alimentados con un pan milagroso que presagiaba la víctima del gran Sacrificio figurado por el de Israel. Pronto el presagio y la figura van a ceder lugar, sobre el altar que está ante nosotros, a la más sublime de las realidades. Abandonemos la tierra de servidumbre en que nos retienen nuestros vicios; todos los días nos llama misericordiosamente el Señor; pongamos para siempre nuestras almas lejos de las frivolidades mundanas, en el retiro de un recogimiento profundo. Roguemos al Señor, al cantar el Ofertorio, que se digne asegurar nuestros pasos en los senderos de este desierto interior, en que nos escuchará siempre favorablemente y multiplicará en favor nuestro las maravillas de su gracia.
OFERTORIO
Afirma mis pies en tus caminos, para que no se extravíen mis pasos: inclina tu oído, y oye mis palabras: glorifica tus misericordias, tú, que salvas a los que esperan en ti, Señor.
La eficacia de nuestras oraciones sólo está asegurada en cuanto la fe anima e inspira su objeto. Al recibir la Iglesia los dones de sus hijos para el sacrificio, pide en la Secreta que sea así para con todos ellos.
SECRETA
Sé propicio. Señor, con nuestras súplicas, y acepta benigno las oblaciones de tu pueblo: y, para que no sea inútil el voto, ni vana la petición de nadie, haz que, lo que pedimos fielmente, lo consigamos eficazmente. Por nuestro Señor.
La Antífona de la Comunión, sacada del Salmo XXVI, canta la dicha del alma que ha recobrado la paz y que ya siempre morará en la casa del Señor.
COMUNION
Andaré en torno de tu tabernáculo, e inmolaré en él la hostia de alabanza: cantaré y diré un salmo al Señor.
Los sagrados Misterios son el verdadero fuego que purifica al que se abandona a sus ardores divinos, le desligan por completo de los restos del pecado y le afirman en el camino de la perfección. Digamos, pues, con la Iglesia:
POSCOMUNION
Hemos sido llenos, Señor, de tus dones: suplicárnoste hagas que seamos purificados por su efecto y protegidos con su auxilio. Por nuestro Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog