martes, 2 de mayo de 2017

San Atanasio  
Doctor de la Iglesia   
Fiesta: 2 de mayo


(297-373). Obispo de Alejandría (Egipto). Principal opositor al arrianismo. Padre de la Ortodoxia. Aclamado doctor el año 1568 por Pió V.

Doctores de la Iglesia
De la Vida de san Antonio

Ver también sus escritos: Credo de San Atanasio
De sus sermones: La encarnación del Verbo

Todo, por el Verbo, compone una armonía verdaderamente divina -sermón contra los gentiles, Núms. 42-43
 



Etim.: Atanasio: "inmortal"

Nació en Egipto, Alejandría, en el año 295. Estudió derecho y teología. Se retiró por algún tiempo a la vida solitaria, haciendo amistad con los ermitaños del desierto. Regresando a la ciudad, se dedicó totalmente al servicio de Dios.

En su tiempo, Arrio, clérigo de Alejandría, propagaba la herejía de que Cristo no era Dios por naturaleza. Para enfrentarlo se celebró el primero de los ecuménicos, en Nicea, ciudad del Asia Menor. Atanasio, que era entonces diácono, acompañó a este concilio a Alejandro, obispo de Alejandría. Con doctrina recta y gran valor sostuvo la verdad católica y refutó a los herejes. El concilió excomulgó a Arrio y condenó su doctrina arriana.

Pocos meses después de terminado el concilio murió san Alejandro y Atanasio fue elegido patriarca de Alejandría. Los arrianos no dejaron de perseguirlo hasta que lo desterraron de la ciudad e incluso de Oriente. Cuando la autoridad civil quiso obligarlo a que recibiera de nuevo a Arrio en la Iglesia a Arrio a pesar de que este se mantenía en la herejía, Atanasio, cumpliendo con gran valor su deber, rechazó tal propuesta y perseveró en su negativa, a pesar de que el emperador Constantino, en 336, lo desterró a Tréveris.

Durante dos años permaneció Atanasio en esta ciudad, al cabo de los cuales, al morir Constantino, pudo regresar a Alejandría entre el júbilo de la población. Inmediatamente renovó con energía la lucha contra los arrianos y por segunda vez, en 342, sufrió el destierro que lo condujo a Roma.

Ocho años más tarde se encontraba de nuevo en Alejandría con la satisfacción de haber mantenido en alto la verdad de la doctrina católica. Pero sus adversarios enviaron un batallón para prenderlo. Providencialmente, Atanasio logró escapar y refugiarse en el desierto de Egipto, donde le dieron asilo durante seis años los anacoretas, hasta que pudo volver a reintegrarse a su sede episcopal; pero a los cuatros meses tuvo que huir de nuevo. Después de un cuarto retorno, se vio obligado, en el año 362, a huir por quinta vez. Finalmente, pasada aquella furia, pudo vivir en paz en su sede.

Falleció el 2 de mayo del año 373. Escribió numerosas obras.

Martirologio Romano.

Nos cuenta San Atanasio lo siguiente: “…en cuya persecución se había conjurado casi todo el Orbe, el, sin embargo, defendió vigorosamente la fe católica… anduvo prófugo por todo el Orbe hasta no restarle en la tierra lugar seguro donde ocultarse…”.

El arrianismo contra el cual lucho San Atanasio consistió en la negación de la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, esta herejía fue creada por el sacerdote Arrio. Actualmente está herejía es promovida por la secta de los testigos de Jehová.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog