lunes, 7 de septiembre de 2015

Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del S...

Historia de la Legión de María
La Legión de María es un movimiento de apostolado seglar que surgió el 7 de septiembre, a la hora de las Primeras Vísperas de la Natividad de Nuestra Señora el año 1921, en Dublín, Irlanda.
Su fundador fue Frank Duff, seglar irlandés comprometido con su país y que entonces era funcionario estatal en el Ministerio de Finanzas. Era hombre de fe profunda, vida interior y mucho empuje. En 1914, cuando tenía 25 años se hizo miembro de las Conferencias de Sant Vicenç de Paül. Eso hizo posible que el nuevo movimiento, fundado en 1921 pudiera realizar todas las tareas apostólicas, excepto la ayuda material.
En nada se distinguió la primera junta de las que hoy celebra la Legión de María en el mundo entero. La mesa, alrededor de la cual se reunieron, tenía puesto un altarcito cuyo centro era una estatua de la Inmaculada (Medalla Milagrosa), sobre un lienzo blanco, entre dos floreros y dos candeleros, con velas encendidas. Este conjunto, tan rico en simbolismo, obedeció a la inspiración de una de las primeras socios. Representa lo que es la Legión de María: un ejército al servicio de su Reina. 
Los primeros trabajos de la Legión fueron las visitas a los enfermos del Hospital Unión pero enseguida se organizó otro grupo para acoger a las prostitutas de Bentley Place de Dublín y consiguieron que el gobierno les cediera el antiguo cuartel general del Sinn Fein, donde está actualmente el albergue de Santa María.
La Legión de María se fue extendiendo por Escocia, Inglaterra, Gales y Francia. También a Asia y América. 
los 44 años Frank Duff renunció a su brillante carrera en el Ministerio de Finanzas y se dedicó plenamente a la Legión de María. Los primeros años estuvieron cargados de dificultades: Frank Duff era considerado un radical y lo era. La jerarquía eclesiástica de la época no veía con buenos ojos una organización de tanto empuje dirigida por seglares. Frank tuvo muchas dificultades con el Arzobispode Dublín, dentro  y fuera de aquel arzobispado, ya que obstaculizó hasta impedir una audiencia que Frank Duff había solicitado del Papa Pio XI en 1931.
A pesar de todo le fue concedida esta audiencia gracias al Nuncio Robinson que era franciscano.
Frank Duff

En esta audiencia entre otras cosas el Papa le preguntó: “qué quiere de mi?” y Frank le contestó:” El permiso para extender la Legión de María por todo el mundo”. El Papa le respondió:”Con todo corazón le otorgo este permiso”. Lo abrazó y le dijo:”Esto viene de Dios”.
Después de esta audiencia, el Papa escribió a Frank Duff bendiciendo la tarea de la Legión de María.
A partir de entonces la Legión comenzó a extenderse por todo el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog