miércoles, 29 de abril de 2015

San Luis María Grignon de Monfort


San Luis nació en Montfort, Francia el 31 de enero de 1673 de una familia muy numerosa, el siendo el mayor de 18 hermanos. Uno de ellos murió en su infancia, 3 fueron sacerdotes y 3 religiosas. San Luis sobresalía entre sus amigos por su habilidad y su extraordinaria fortaleza física. De carácter era mas bien tímido y prefería la soledad.
Desde joven, San Luis tenía una gran devoción a la Eucaristía y a la Virgen María. Frecuentemente lo encontraban rezando por largo rato frente a una imagen de la Virgen. Cuando tenía suficiente edad, pidió permiso para asistir en la misa de la parroquia en la mañanas. Como la Iglesia le quedaba a dos millas de su casa, tenía que levantarse muy temprano para llegar a tiempo.  Mientras estudiaba con los jesuitas en Rennes siempre visitaba la iglesia antes y después de las clases.  Participó en una sociedad de jóvenes que durante las vacaciones servían a los pobres y los enfermos incurables.   Les leían libros inspirados durante las comidas.
Pero no todo en su juventud era de color de rosas. Su padre, Jean Grignion, tenía la fama de ser uno de los hombres más coléricos en toda la región de Rennes. Y como Luis era el hijo mayor, era quien sentía mas el peso de la furia. Su papá constantemente lo incitaba a la ira. Ya por si mismo Luis tenía un temperamento tan fuerte como el de su papá, lo cual le hacía aun mas difícil soportar aquellas pruebas.. Para evitar un enfrentamiento con su papá, y el mal que su ira podría traer, Luis salía corriendo. Así evitaba la ocasión de pecado. Era todo lo que Luis podía hacer para controlar su temperamento. En vez de empeorar, a través de estas demostraciones de ira de su papá, Luis aprendió a morirse a si mismo y pudo aprender a ser paciente, dulce y crecer en virtud. Su papá, sin quererlo le proporcionó un medio para entrar en la lucha por la santidad a una temprana edad.
-San Luis murió en  Saint Laurent sur Sevre el 28 de Abril de 1716, a la edad de 43 años.-Fue beatificado en 1888 y canonizado el 20 de Julio de 1947. -Es venerado como sacerdote, misionero, fundador y sobre todo, comoEsclavo de la Virgen María.


Sobre la tumba de San Luis de Monfort dice:
¿Qué miras, caminante? Una antorcha apagada,
un hombre a quien el fuego del amor consumió,
y que se hizo todo para todos, Luis María Grignion Monfort. 
-¿Preguntas por su vida? No hay ninguna más íntegra,
-¿Su penitencia indagas? Ninguna más austera.
-¿Investigas su celo? Ninguno más ardiente.
-¿Y su piedad Mariana? Ninguno a San Bernardo más cercano. 
Sacerdote de Cristo, a Cristo reprodujo en su conducta, y enseñó en sus palabras.
Infatigable, tan sólo en el sepulcro descansó, fue padre de los pobres, defensor de los huérfanos,
y reconciliador de los pecadores.
Su gloriosa muerte fue semejante a su vida. Como vivió, murió.
Maduro para Dios, voló al cielo a los 43 años de edad.

viernes, 24 de abril de 2015

“Señor danos santos Sacerdotes y fervientes religiosos y un Papa según tu Sagrado Corazón”

Señor, para celar tu honra y gloria. Dadnos sacerdotes santos.
Señor, para aumentar nuestra fe. Dadnos sacerdotes santos.
Señor, para sostener tu Iglesia. Dadnos sacerdotes santos.
Señor, para predicar tu doctrina. Dadnos sacerdotes santos.
Señor, para defender tu causa. Dadnos sacerdotes santos.
Señor, para contrarrestar el error. Dadnos sacerdotes santos.
Señor, para aniquilar las sectas. Dadnos sacerdotes santos.
Señor, para sostener la verdad. Dadnos sacerdotes santos.
Señor, para dirigir nuestras almas. Dadnos sacerdotes santos.
Señor, para mejorar las costumbres. Dadnos sacerdotes santos.
Señor, para desterrar los vicios. Dadnos sacerdotes santos.
Señor, para iluminar el mundo. Dadnos sacerdotes santos.
Señor, para enseñar las riquezas de tu Corazón. Dadnos sacerdotes santos.
Señor, para hacernos amar al Espíritu Santo. Dadnos sacerdotes santos.
Señor, para que todos tus Ministros sean la luz del mundo y la sal de la tierra. Dádnoslos muy santos.

Oración: Corazón de Jesús Sacerdote Santo, te pedimos con el mayor encarecimiento del alma, que aumentes de día en día los aspirantes al sacerdocio y que los formes según los designios de tu amante Corazón. Solo así conseguiremos sacerdotes santos, que pronto en el mundo no habrá más que un solo rebaño y un solo pastor. Amén



miércoles, 22 de abril de 2015

Domingo del Buen Pastor

Evangelio según San Juan 10, 11-16.

Homilía de San Gregorio Papa.



Habéis oído, amados hermanos, en la lección evangélica una enseñanza que os va dirigida, habéis visto también a qué pruebas están sometidos vuestros pastores. Aquel que es bueno, no por una gracia accidental sino esencialmente dice: “Yo soy el buen Pastor”. Y luego, dándonos el modelo de bondad que debemos imitar, añade estas palabras: “El buen Pastor da su vida por las ovejas”. El hizo lo que enseñó, práctico lo que había mandado. El buen Pastor dio su vida por sus ovejas, para convertir, en el Sacramento de la Eucarística, su cuerpo y su sangre en alimento, saciando las ovejas que había redimido con su propia sangre.  

Nos ha mostrado el camino que debemos seguir, despreciando la muerte; nos ha mostrado el ejemplar según el cual debemos modelarnos. Lo primero que nos exige es que demos misericordiosamente nuestros bienes externos por sus ovejas; y lo segundo que, si es necesario, demos también nuestras vidas. Mediante lo primero, que es más fácil, se llega a lo segundo, que es más difícil. Ahora bien, siendo incomparablemente mayor el alma, por la cual vivimos, que la sustancia terrena que poseemos exteriormente, el que no da sus bienes por sus ovejas, ¿cómo dará por ellas su vida?.

Son muchos los que, amando más los bienes de la tierra que sus ovejas, pierden merecidamente el nombre de pastor. De ello está escrito: “el mercenario, y el que no es pastor, de quien no son propias las ovejas, viendo venir el lobo desampara las ovejas y huye”. Se llama mercenario y no pastor el que no por un amor sincero, sino por la recompensa temporal apacienta las ovejas del Señor. Es, por consiguiente, mercenario todo aquel que, si bien tiene lugar de pastor, con todo no busca el bien de las almas, sino que anhela las terrenas comodidades, se goza en el honor de la prelatura, nutriéndose con las ganancias temporales, y alegrándose con la reverencia que le tributan los hombres.



Santo Bautismo

El sábado 18 de abril renació por medio de las aguas bautismales el niño Aron Valentin Basualdo Ortega. 








Buscar este blog