sábado, 28 de junio de 2014

Mes de Junio Dedicado al Sagrado Corazón de Jesús

Cada Día
Acto de Contrición

¡Dulcísimo Corazón de Jesús, que en este Divino Sacramento estás vivo e inflamado de amor por nosotros! Aquí nos  tenéis en vuestra presencia, pidiéndonos perdón de nuestra culpa e implorando vuestra misericordia. Nos pesa ¡oh buen Jesús! de haberos ofendido, por ser Vos tan bueno que no merecéis tal ingratitud. Concedednos luz y gracia para meditar vuestras virtudes y formar según ellas nuestros pobre corazón. Amén.

Día 28 

DEMOS HOY GRACIAS AL SAGRADO CORAZÓN
POR LOS BENEFICIOS RECIBIDOS EN EL 
ORDEN DE LA NATURALEZA


I

Estos últimos días del mes de Junio los dedicaremos a la acción de gracias. Nada más digno de un corazón noble que el agradecimiento por los beneficios recibidos, y por desgracia nada más olvidado por el común de los cristianos.
Fijémonos hoy únicamente en lo que debemos a Dios en el orden de la naturaleza. Dones suyos en esta existencia que tengo, y los medios mil con que su bondad me conserva todos los días y me embellece.
¿Hay corazón capaz de entonar al Supremo Hacedor el himno debido en acción de gracias por tales y tan estupendas maravillas? 
Sí le hay. En el Sagrado Corazón de Jesús tiene el hombre medio seguro en que mostrarse agradecido. 

Medítese unos minutos

II

Los beneficios de Dios no nos han sido hechos una sola vez sino que nos siguen, nos rodean, nos acompañan como luminosa atmósfera de amor en todos los instantes de nuestra vida. No resplandece más fijamente el astro del día cada mañana en el horizonte, de lo que brilla continuamente sobre mí la inefable bondad de Dios. Hasta en los males que con su adorable designio permite su Providencia sobre la tierra, encuentro motivos de agradecimiento. 
¡Oh Sagrado Corazón! A Vos agradezco tan inestimables beneficios, para que sirváis ante el Padre celestial como de intérprete de este mi afectuoso agradecimiento. Pase por Vos, Jesús mío, mi gratitud y adquiera en el encendido fuego de vuestro Corazón las cualidades que la hagan digna de ser admitida por el Supremo Dispensador de tantos bienes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog