miércoles, 20 de junio de 2012

Mes de Junio Dedicado al Sagrado Corazón de Jesús


Cada Día
Acto de Contrición

¡Dulcísimo Corazón de Jesús, que en este Divino Sacramento estás vivo e inflamado de amor por nosotros! Aquí nos  tenéis en vuestra presencia, pidiéndonos perdón de nuestra culpa e implorando vuestra misericordia. Nos pesa ¡oh buen Jesús! de haberos ofendido, por ser Vos tan bueno que no merecéis tal ingratitud. Concedednos luz y gracia para meditar vuestras virtudes y formar según ellas nuestros pobre corazón. Amén.

Día 19

PIDAMOS AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS 
FIDELIDAD A LOS SUCESORES DE SAN PEDRO DE TODOS LOS SIGLOS 
"LOS PAPAS CATÓLICOS"

Hemos llegado ya ¡oh devotos del Sagrado Corazón! A la última novena de este piadoso Mes. Hora es ya que pensemos dirigirnos a  El con nuevo fervor, para rogarle en estos últimos días por las necesidades más urgentes de la sociedad humana. Por las nuestras particulares hemos rogado cada día y podemos seguir haciéndolo en el fondo de nuestro corazón. Por estas otras debe ser pública y común nuestra oración, como son ellas públicas y comunes. Dediquémonos, pues, el día de hoy a rogar al Sagrado Corazón por las intenciones del Sumo Pontífice. 
(La Exaltación de la Iglesia, la propagación de la fe, la extirpación de las herejías y del cisma, la conversión de los pecadores, la paz y concordia entre pueblos y los demás grandes intereses de la cristiandad)
Y ¿por las cuales podríamos ofrecer con frecuencia nuestra más eficaz oración? Es el Papa el centro de toda la vida católica sobre la faz de la tierra, base de su edificio, cabeza del cuerpo espiritual de que es Cristo cabeza invisible.
Es, por lo mismo, el objetivo privilegiado de las más rabiosas iras del infierno. Alrededor de su trono rugen con sin igual furor todas las tempestades de la impiedad. Ora fieros y desembozados, le dirigen brutales amenazas sus enemigos; ora pérfidos y capciosos, le tienden astutas amenazas.
¿Y habrá quien se tenga por hijo de la Iglesia y deje de ser fiel a las enseñanzas de los Papas, mostrando la sabiduría y el poder del Espíritu Santo?
¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! Cubrid con vuestro escudo de protección al Papado Católico...dogma de fe de nuestra Santa Madre Iglesia!
¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! Danos un Sumo Pontífice que condene el Modernismo, suma de todas las herejías.   

Medítese unos minutos.

II

De todos los deberes del buen católico, el deber de creer en la verdad de fe del Papado Católico.
¿Qué familia hay en la cual los hijos no se crean obligados a prestar toda clase de auxilios al padre de ella? Aquí la gran familia es el Catolicismo, nosotros somos sus individuos, y los auxilios principales que necesita son los de nuestra fervorosa y constante oración.
Examine, pues aquí cada uno de nosotros cuál ha sido hasta hoy su conducta en este punto. Aunque no hayamos sido hijos rebeldes y malvados ni como los que se han alzado contra el Papa y ¿no es cierto que quizá nos hemos portado como extraños o indiferentes? ¿estamos seguros de haber cumplido siempre la obligación de buenos hijos? ¡Ah! Tal vez habrá motivo para que se nos acuse sobre todo esto en el tribunal de Dios. No queremos, pues, permanecer ya en nuestra frialdad y olvido.
¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! este será mi grito constante en vuestra presencia: ¡Salvad el Papado Católico! ¡Conceded el triunfo al Papado Romano! Dad autoridad y fuerza a sus palabras, hacédselas respetar a ese mundo indócil a su voz, hacednos sobre todo a nosotros obedientes y sumisos a sus enseñanzas. Sena confundidos y disipados los que le quieren mal: vuelvan en sí los que ha extraviado la revolución con sus doctrinas, tornen solicitas al amoroso Pastor las ovejas que se han apartado de su rebaño.
¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! Por los méritos de vuestra Cruz, por el valor infinito de esta sangre, por los azotes y espinas de vuestra cruelísima Pasión, dadle a Vuestra Iglesia sobre la tierra lo que os pedimos en el día de Hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog