sábado, 16 de junio de 2012

Mes de Junio Dedicado al Sagrado Corazón de Jesús


Cada Día
Acto de Contrición

¡Dulcísimo Corazón de Jesús, que en este Divino Sacramento estás vivo e inflamado de amor por nosotros! Aquí nos  tenéis en vuestra presencia, pidiéndonos perdón de nuestra culpa e implorando vuestra misericordia. Nos pesa ¡oh buen Jesús! de haberos ofendido, por ser Vos tan bueno que no merecéis tal ingratitud. Concedednos luz y gracia para meditar vuestras virtudes y formar según ellas nuestros pobre corazón. Amén.

Día 14 

EN EL SAGRADO CORAZÓN 
HALLAREMOS LA MAS FIRME ESPERANZA


I

Vanas son las esperanzas del mundo y desgraciado quien fía en ellas. Pasa la juventud, se cambia la fortuna, caen las ilusiones, se entibia la amistad, nada, en una palabra, queda en pie de cuanto parece algunas veces halagar al hombre en su breve paso sobre la tierra.
Y sin embargo, el pobre corazón humano necesita algo firme y permanente a que arrimarse, para no caer en los horrores de la desesperación. ¿En qué podrá, pues, fijar su esperanza? ¡Ah! Todo se pasa, a dicho Santa Teresa de Jesús. Todo se pasa, es verdad; pero Dios no se muda. He aquí, pues, el centro fijo en que podemos colocar nuestras esperanzas, los que deseamos colocarlas en algo seguro e inmutable.
¡Oh Corazón Divino de mi amantisímo Jesús! ¡Todo se escapa y desaparece a nuestro amor, dejándonos vacíos y desolados! Sólo Vos permanecéis eternamente como faro de luz y norte resplandeciente para el corazón que oh amó. ¡Que me falte todo, Dios mio, pero que no me faltéis Vos! ¡En Vos pongo mi esperanza y no seré confundido! 

Medítese unos minutos

II

¡Oh vida humana llena cada día de tantos y tan crueles desengaños! ¡Oh alma mía, que en tantos objetos, has querido cifrar tu felicidad, sin que hayan logrado calmar tus ansias! ¡Oh pobre mortal, que eres como hoja seca que el viento arremolina y agita, buscando en todo la dicha y no hallándola en ninguna de las cosas criadas!
Fijate aquí y párate ahonda aquí tus raíces en el amor de tu buen Jesús, único que pude calmar tu amoroso anhelo, único que no defraudara tus esperanzas. ¡ Pobre navecilla, siempre llevada acá y allá por las olas, y siempre con el abismo bajo los pies temiendo el naufragio! Echa aquí tus anclas si quieres hallar puerto seguro, donde algo puedas reposar y rehacerte de las fatigas de tu azarosa navegación. ¡Paloma cansada de volar por todas partes, sin hallar donde fijar los pies! Entrate por la abertura de esa Arca, que te espera para ofrecerte, asilo seguro contra todas las borrascas.
¡Corazón de Jesús! ¡Sedlo Vos todo para mí, pues de vos lo espera todo mi afligido corazón! Promesas seductoras del siglo, que tantas veces habéis engañado mi alma, ya os miro por lo que sois, polvo, nada. ¿Qué puede prometerse quien pone sus esperanzas en el polvo y en la nada?
¡Oh Dios de cielos y tierra! ¡Cuan sosegado descansa el que todo lo espera de Vos y nada fuera de Vos! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog