viernes, 9 de diciembre de 2011

Solemnidad de la Inmaculada Concepción

La Inmaculada Concepción es ciertamente, en nuestras época, la principal festividad de María.
Este privilegio que Dios ha hecho a su Madre es una excepción a la ley universal de los hijos de Adán, los cuales nacemos manchados con el pecado original. Por lo tanto como la Santísima Virgen María había sido elegida por el mismo Dios para que su Hijo se encarnara en ella la eximió de toda mancha de pecado original y de cualquier pecado personal, porque no convenía que Nuestro Señor Jesucristo tomara carne y sangre de una mujer manchada con el pecado.
En el año 1830 la Virgen se adelantó al Dogma que se iba a proclamar, con la famosa aparición de la Medalla Milagrosa, donde enseñó la jaculatoria siguiente: "Oh María Sin Pecado Concebida, Rogad Por Nosotros Que Recurrimos a Vos".
En el año 1854 el Papa Pio IX, por medio de la Bula Ineffabilis define el Dogma de la Inmaculada Concepción.
En el año 1858 la Virgen afirma el Dogma proclamado afirmando: "Yo Soy la Inmaculada Concepción" .
Durante la Santa Misa Cantada matutina Ángel Gabriel Imberti, de 6 años de edad recibió por primera vez la Sagrada Comunión; y así se puso en practica  el  Decreto de san Pío X, llamado "Quam Singulari" sobre la edad para la primera comunión fechado el 8 de agosto de 1910. Destacando la importancia de no privar de la gracia de recibir a Jesús sacramentado cuando se sabe lo esencial, es decir el pan común de la Hostia Consagrada. 
Durante la Misa vespertina renacieron  por las aguas bautismales los siguientes niños: Valentino Pedernera, Emanuel Adrían Arce, Tatiana Zelene Guadalupe Arce, Mariana Anahí Lobos, Daniela Alexandra   Esquivel y Aurora Yóseli Esquivel. 

























































  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog