viernes, 1 de agosto de 2014

San Pedro ad Víncula

la Iglesia venera hoy en la Basílica de San Pedro ad Víncula, asentada en el Esquilino, las cadenas que aprisionaron al Príncipe de los Apóstoles, en Jerusalén primero y finalmente en Roma.

Las cadenas de San Pedro se componen de dos trozos, uno de los cuales cuenta 11 eslabones alargados para atar las manos y el otro 23, teniendo al fin de ellos dos semicírculos para meter el cuello.

Los Papas solían enviar, a manera de rico presente limaduras de estas cadenas en una llave de oro, porque simbolizaban el poder de las llaves, por el cual Pedro absuelve de los pecados. también se la engastaba en anillos y cruces para preservar de los peligros.

"En donde esta Pedro, allí está la Iglesia; en donde la Iglesia, allí Cristo". Que tus cadenas, cadenas dulces y gloriosas, nos aten, oh bendito Apóstol, a la Roca inconmovible, nos aten fuertemente a Cristo, de manera que ningún poder de la tierra ni del infierno sea capaz de hacernos bamboliar en la fe ni en el amor de Dios y del prójimo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog