viernes, 31 de julio de 2015

Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del S...

FIESTA DE: SAN IGNACIO DE LOYOLA
FUNDADOR DE LA COMPAÑIA DE JESUS Y PATRONO DE LOS EJERCICIOS ESPIRITUALES.

San Ignacio de Loyola 

31 de
Julio

Año 1556
San Ignacio: ruégale a Dios
por todos los que como tí 

deseamos extender el Reino de Cristo,

y hacer amar más a nuestro Divino Salvador.
"Todo para mayor Gloria de Dios"
(San Ignacio)
San Ignacio nació en 1491 en el castillo
de Loyola, en Guipúzcoa, norte de España, cerca de los montes Pirineos que
están en el límite con Francia.
Su padre Bertrán De Loyola y su madre Marina
Sáenz, de familias muy distinguidas, tuvieron once hijos: ocho varones y tres
mujeres. El más joven de todos fue Ignacio.
El nombre que le pusieron en el bautismo
fue Iñigo.
Entró a la carrera militar, pero en 1521, a la edad de 30 años,
siendo ya capitán, fue gravemente herido mientras defendía el Castillo de
Pamplona. Al ser herido su jefe, la guarnición del castillo capituló ante el
ejército francés.
Los vencedores lo enviaron a su Castillo
de Loyola a que fuera tratado de su herida. Le hicieron tres operaciones en la
rodilla, dolorosísimas, y sin anestesia; pero no permitió que lo atasen ni que
nadie lo sostuviera. Durante las operaciones no prorrumpió ni una queja. Los
médicos se admiraban. Para que la pierna operada no le quedara más corta le amarraron
unas pesas al pie y así estuvo por semanas con el pie en alto, soportando
semejante peso. Sin embargo quedó cojo para toda la vida.
A pesar de esto Ignacio tuvo durante toda
su vida un modo muy elegante y fino para tratar a toda clase de personas. Lo
había aprendido en la Corte
en su niñez.
Mientras estaba en convalecencia pidió
que le llevaran novelas de caballería, llenas de narraciones inventadas e
imaginarias. Pero su hermana le dijo que no tenía más libros que "La vida
de Cristo" y el "Año Cristiano", o sea la historia del santo de
cada día.



Y le sucedió un caso muy especial. Antes,
mientras leía novelas y narraciones inventadas, en el momento sentía
satisfacción pero después quedaba con un sentimiento horrible de tristeza y
frustración . En cambio ahora al leer la vida de Cristo y las Vidas de los
santos sentía una alegría inmensa que le duraba por días y días. Esto lo fue
impresionando profundamente.
Y mientras leía las historias de los
grandes santos pensaba: "¿Y por qué no tratar de imitarlos? Si ellos
pudieron llegar a ese grado de espiritualidad, ¿por qué no lo voy a lograr yo?
¿Por qué no tratar de ser como San Francisco, Santo Domingo, etc.? Estos
hombres estaban hechos del mismo barro que yo. ¿Por qué no esforzarme por
llegar al grado que ellos alcanzaron?". Y después se iba a cumplir en él
aquello que decía Jesús: "Dichosos los que tienen un gran deseo de ser
santos, porque su deseo se cumplirá" (Mt. 5,6), y aquella sentencia de los
psicólogos: "Cuidado con lo que deseas, porque lo conseguirás".
Mientras se proponía seriamente
convertirse, una noche se le apareció Nuestra Señora con su Hijo Santísimo. La
visión lo consoló inmensamente. Desde entonces se propuso no dedicarse a servir
a gobernantes de la tierra sino al Rey del cielo.
Apenas terminó su convalecencia se fue
en peregrinación al famoso Santuario de la Virgen de Monserrat. Allí tomó el serio propósito
de dedicarse a hacer penitencia por sus pecados. Cambió sus lujosos vestidos
por los de un pordiosero, se consagró a la Virgen Santísima
e hizo confesión general de toda su vida.
Y se fue a un pueblecito llamado Manresa,
a 15 kilómetros
de Monserrat a orar y hacer penitencia, allí estuvo un año. Cerca de Manresa
había una cueva y en ella se encerraba a dedicarse a la oración y a la
meditación. Allá se le ocurrió la idea de los Ejercicios Espiritales, que tanto
bien iban a hacer a la humanidad.
Después de unos días en los cuales
sentía mucho gozo y consuelo en la oración, empezó a sentir aburrimiento y
cansancio por todo lo que fuera espiritual. A esta crisis de desgano la llaman
los sabios "la noche oscura del alma". Es un estado dificultoso que
cada uno tiene que pasar para que se convenza de que los consuelos que siente
en la oración no se los merece, sino que son un regalo gratuito de Dios.
Luego le llegó otra enfermedad
espiritual muy fastidiosa: los escrúpulos. O sea el imaginarse que todo es
pecado. Esto casi lo lleva a la desesperación.
Pero iba anotando lo que le sucedía y lo
que sentía y estos datos le proporcionaron después mucha habildad para poder
dirigir espiritualmente a otros convertidos y según sus propias experiencias
poderles enseñar el camino de la santidad. Allí orando en Manresa adquirió lo
que se llama "Discreción de espíritus", que consiste en saber
determinar qué es lo que le sucede a cada alma y cuáles son los consejos que
más necesita, y saber distinguir lo bueno de lo malo. A un amigo suyo le decía
después: "En una hora de oración en Manresa aprendí más a dirigir almas,
que todo lo que hubiera podido aprender asistiendo a universidades".
En 1523 se fue en peregrinación a
Jerusalén, pidiendo limosna por el camino. Todavía era muy impulsivo y un día
casi ataca a espada a uno que hablaba mal de la religión. Por eso le
aconsejaron que no se quedara en Tierra Santa donde había muchos enemigos del
catolicismo. Después fue adquiriendo gran bondad y paciencia.
A los 33 años empezó como estudiante de
colegio en Barcelona, España. Sus compañeros de estudio eran mucho más jóvenes
que él y se burlaban mucho. El toleraba todo con admirable paciencia. De todo
lo que estudiaba tomaba pretexto para elevar su alma a Dios y adorarlo.
Después pasó a la Universidad de Alcalá.
Vestía muy pobremente y vivía de limosna. Reunía niños para enseñarles
religión; hacía reuniones de gente sencilla para tratar temas de
espiritualidad, y convertía pecadores hablandoles amablemente de lo importante
que es salvar el alma.
Lo acusaron injustamente ante la
autoridad religiosa y estuvo dos meses en la cárcel. Después lo declararon
inocente, pero había gente que lo perseguía. El consideraba todos estos
sufrimientos como un medio que Dios le proporcionaba para que fuera pagando sus
pecados. Y exclamaba: "No hay en la ciudad tantas cárceles ni tantos
tormentos como los que yo deseo sufrir por amor a Jesucristo".
Se fue a Paris a estudiar en su famosa
Universidad de La
Sorbona. Allá
formó un grupo con seis compañeros que se han
hecho famosos porque con ellos fundó la Compañía de Jesús. Ellos son: Pedro Fabro,
Francisco Javier, Laínez, Salnerón, Simón Rodríguez y Nicolás Bobadilla.
Recibieron doctorado en aquella universidad y daban muy buen ejemplo a todos.
Los siete hicieron votos o juramentos de
ser puros, obedientes y pobres, el día 15 de Agosto de 1534, fiesta de la Asunción de María. Se
comprometieron a estar siempre a las órdenes del Sumo Pontífice para que él los
emplease en lo que mejor le pareciera para la gloria de Dios.
Se fueron a Roma y el Papa Pablo III les
recibió muy bien y les dio permiso de ser ordenados sacerdotes. Ignacio, que se
había cambiado por ese nombre su nombre antiguo de Íñigo, esperó un año desde
el día de su ordenación hasta el día de la celebración de su primera misa, para
prepararse lo mejor posible a celebrarla con todo fervor.
San Ignacio se dedicó en Roma a predicar
Ejercicios Espirituales y a catequizar al pueblo. Sus compañeros se dedicaron a
dictar clases en universidades y colegios y a dar conferencias espirituales a
toda clase de personas.
Se propusieron como principal oficio
enseñar la religión a la gente.
En 1540 el Papa Pablo III aprobó su
comunidad llamada "Compañía de Jesús" o "Jesuitas". El
Superior General de la nueva comunidad fue San Ignacio hasta su muerte.
En Roma pasó todo el resto de su vida.
Era tanto el deseo que tenía de salvar
almas que exclamaba: "Estaría dispuesto a perder todo lo que tengo, y
hasta que se acabara mi comunidad, con tal de salvar el alma de un
pecador".
Fundó casas de su congregación en España
y Portugal. Envió a San Francisco Javier a evangelizar el Asia. De los jesuitas
que envió a Inglaterra, 22 murieron martirizados por los protestantes. Sus dos
grandes amigos Laínez y Salmerón fueron famosos sabios que dirigieron el
Concilio de Trento. A San Pedro Canisio lo envió a Alemania y este santo llegó
a ser el más célebre catequista de aquél país. Recibió como religioso jesuita a
San Francisco de Borja que era rico político, gobernador, en España. San
Ignacio escribió más de 6 mil cartas dando consejos espirituales.
El Colegio que San Ignacio fundó en Roma
llegó a ser modelo en el cual se inspiraron muchísimos colegios más y ahora se
ha convertido en la célebre Universidad Gregoriana.
Los jesuitas fundados por San Ignacio
llegaron a ser los más sabios adversarios de los protestantes y combatieron y
detuvieron en todas partes al protestantismo. Les recomendaba que tuvieran
mansedumbre y gran respeto hacia el adversario pero que se presentaran muy
instruidos para combatirlos. El deseaba que el apóstol católico fuera muy
instruido.
El libro más famoso de San Ignacio se
titula: "Ejercicios Espirituales" y es lo mejor que se ha escrito
acerca de como hacer bien los santos ejercicios. En todo el mundo es leído y
practicado este maravilloso libro. Duró 15 años escribiéndolo.
Su lema era: "Todo para mayor
gloria de Dios". Y a ello dirigía todas sus acciones, palabras y
pensamientos: A que Dios fuera más conocido, más amado y mejor obedecido.
En los 15 años que San Ignacio dirigió a
la Compañía
de Jesús, esta pasó de siete socios a más de mil. A todos y cada uno trataba de
formarlos muy bien espiritualmente.
Como casi cada año se enfermaba y
después volvía a obtener la curación, cuando le vino la última enfermedad nadie
se imaginó que se iba a morir, y murió subitamente el 31 de julio de 1556 a la edad de 65 años.
En 1622 el Papa lo declaró Santo y
después Pío XI lo declaró Patrono de los Ejercicios Espirituales en todo el
mundo. Su comunidad de Jesuitas es la más numerosa en la Iglesia Católica.

ORACIÓN DE SAN IGNACIO DE LOYOLA:
                                                        
Alma de Cristo
Alma de Cristo, santifícame.
Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.
Pasión de Cristo, confórtame.
¡Oh, buen Jesús!, óyeme.
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de Ti.
Del maligno enemigo, defiéndeme.
En la hora de mi muerte, llámame.
Y mándame ir a Ti.
Para que con tus santos te alabe.
Por los siglos de los siglos. Amén.

lunes, 27 de julio de 2015

Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del S...

SAN PANTALEON



Pantaleón significa en griego "el que se compadece de todos".
Médico nacido en Nikomedia (actual Turquía). Fue decapitado por profesar su fe católica en la persecución del emperador romano Diocleciano, el 27 de julio del 305. Lo que se sabe de San Pantaleón procede de un antiguo manuscrito del siglo VI que está en el Museo Británico.  Pantaleón era hijo de un pagano llamado Eubula y de madre cristiana. Pantaleón era médico. Su maestro fue Euphrosino, el médico mas notable del imperio.  Fue médico del emperador Galerio Maximiano en Nicomedia.
Conoció la fe pero se dejó llevar por el mundo pagano en que vivía y sucumbió ante las tentaciones, que debilitan la voluntad y acaban con las virtudes, cayendo en la apostasía. Un buen cristiano llamado Hermolaos le abrió los ojos, exhortándole a que conociera "la curación proveniente de lo más Alto", le llevó al seno de la Iglesia. A partir de entonces entregó su ciencia al servicio de Cristo, sirviendo a sus pacientes en nombre del Señor. 
En el año 303, empezó la persecución de Diocleciano en Nikomedia. Pantaleón regaló todo lo que tenía a los pobres. Algunos médicos por envidia, lo delataron a las autoridades. Fue arrestado junto con Hermolaos y otros dos cristianos. El emperador, que quería salvarlo en secreto, le dijo que apostatara, pero Pantaleón se negó e inmediatamente curó milagrosamente a un paralítico para demostrar la verdad de la fe. Los cuatro fueron condenados a ser decapitados. San Pantaleón murió mártir a la edad de 29 años el 27 de julio del 304. Murió por la fe que un día había negado. Como San Pedro y San Pablo, tuvo la oportunidad de reparar y manifestarle al Señor su amor.

Las actas de su martirio nos relatan sobre hechos milagrosos: Trataron de matarle de seis maneras diferentes; con fuego, con plomo fundido, ahogándole, tirándole a las fieras, torturándole en la rueda y atravesándole una espada. Con la ayuda del Señor, Pantaleón salió ileso. Luego permitió libremente que lo decapitaran y de sus venas salió leche en vez de sangre y el árbol de olivo donde ocurrió el hecho floreció al instante.
En Oriente le tienen gran veneración como mártir y como médico que atendía gratuitamente a los pobres. También fue muy famoso en Occidente desde la antiguedad.
Se conservan algunas reliquias de su sangre, en Madrid (España), Constantinopla (Turquía) y Ravello (Italia).

El Milagro de su sangre
Una porción de su sangre se reserva en una ampolla en el altar mayor del Real Monasterio de la Encarnación en Madrid de los Austrias, junto a la Plaza de Oriente, Madrid, España. Fue tomada de otra más grande que se guarda en la Catedral italiana de Ravello. Fue donada al monasterio junto con un trozo de hueso del santo por el virrey de Nápoles. En Madrid lo custodian las religiosas Agustinas Recoletas dedicadas a la oración. Hay constancia de que la reliquia ya estaba en la Encarnación desde su fundación en el año 1616.
La sangre, en estado sólido durante todo el año, se licuefacciona [o ocurre el fenómeno de licuefacción], como la sangre de San Jenaro, sin intervención humana. Esto ocurre en la víspera del aniversario de su martirio, o sea, cada 26 de julio. Así ha ocurrido cada año hasta la fecha de este escrito, 2005, cuando se celebran 1700 años de su martirio. En ese año el milagro tuvo lugar mientras las religiosas oraban en el coro del templo y ante la presencia de cientos de visitantes. El monasterio abre las puertas al público para que todos sean testigos. En algunas ocasiones, la sangre ha tardado en solidificarse para señalar alguna crisis, como ocurrió durante las dos guerras mundiales.
Para facilitar la vista del público y evitar el deterioro de la reliquia, en el 1995 las monjitas instalaron monitores de televisión que aumentan diez veces la imagen de la cápsula que contiene la sangre del santo.

La sangre de un médico mártir se licúa. ¿Qué nos dice Dios con este portento?.
 Su sangre nos recuerda nuestra propia responsabilidad de vivir la fe en un tiempo donde tantos caen en la apostasía o simplemente en la indiferencia.  Cuanto necesitamos el ejemplo de San Pantaleón, quien supo vivir su profesión al servicio de Jesucristo.    

domingo, 26 de julio de 2015

Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del S...

FIESTA DE: SANTA ANA, MADRE DE LA SANTISIMA
VIRGEN
MARIA
HISTORIA
Ana
(Hebreo, Hannah, significa
gracia) 

Una antigua tradición, que arranca del siglo II, atribuye los nombres San Joaquín y Santa Ana a los padres de la Santísima Virgen María. El culto a santa Ana se introdujo ya en la Iglesia oriental en el siglo VI, y pasó a la occidental en el siglo X; el culto a san Joaquín es más
reciente. Ver: Por sus frutos los conoceréis de San Juan Damasceno.

El Protoevangelium nos ofrece la siguiente historia: En Nazaret vivían Joaquín y Ana, una pareja rica y piadosa pero que no tenía hijos. Cuando en una fiesta Joaquín se presentó para ofrecer sacrificio en el Templo, fue rechazado por un tal Ruben, bajo el pretexto de que hombres sin descendencia no eran dignos de ser admitidos.  Joaquín, cargado de pena, no volvió a su casa sino que se fue a las montañas a presentarse ante Dios en soledad. También Ana, habiendo
conocido la razón de la prolongada ausencia de su esposo, clamó al Señor pidiéndole que retirase de ella la maldición de la esterilidad y prometiéndole dedicar su descendencia a Su servicio.

Sus oraciones fueron escuchadas; un ángel visitó a Ana y le dijo: "Ana, el
Señor ha mirado tus lágrimas; concebirás y darás a luz y el fruto de tu vientre
será bendecido por todo el mundo". El ángel hizo la misma promesa a
Joaquín, quién volvió a donde su esposa.  Ana dio a luz una hija a quien
llamó Miriam (María).  Esta historia se parece a la de la concepción de
Samuel en las Sagradas Escrituras, cuya madre se llamaba también Ana (1 Re 1).
Según

una tradición antigua, los padres de la Stma. Virgen, siendo Galileos, se mudaron a Jerusalén.  Allí, según la misma tradición, nació y se crió la Virgen Santísima.
Allí también murieron estos venerables santos. Una iglesia, conocida en diferentes épocas como Santa María, Santa María ubi nata est, Santa María en Probatica, Santa Probatica y Santa Ana, fue construida en el siglo IV, posiblemente por Santa Elena (madre del emperador Constantino), sobre el lugar de la casa de San Joaquín y Ana.  Sus tumbas fueron honradas hasta el final del siglo IX, cuando los invasores musulmanes la convirtieron en una escuela.  La cripta, que originalmente contenía las santas tumbas, fue descubierta el 18 de marzo de 1889.

Veneración a Santa Ana
En la Iglesia del Oriente ya se veneraba a Santa Ana en el siglo IV.  La mejor prueba de
ello es que el emperador Justino I (+565) le dedicó una iglesia.  La devoción a Santa Ana se encuentra en los mas antiguos documentos litúrgicos de la Iglesia griega.  En el Occidente no se venera a Santa Ana, excepto quizás en el sur de Francia, hasta el siglo XIII.  Su imagen, pintada en el siglo VIII en estilo Bizantino, fue mas tarde encontrada en la iglesia de Santa María Antiqua en Roma. Su fiesta, bajo la influencia de la "Leyenda Dorada", aparece en el siglo XIII donde se celebraba el 26 Julio.La fiesta fue extendida a toda la Iglesia de Occidente en 1584.

sábado, 25 de julio de 2015

Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del S...

EL APOSTOL SANTIAGOEL AMAYOR
(POPULARMENTE CONOCIDO COMO EL PATRON SANTIAGO)



El nombre Santiago, proviene de dos palabras Sant Iacob. Porque su
nombre en hebreo era Jacob. Los españoles en sus batallas gritaban: "Sant
Iacob, ayúdenos". Y de tanto repetir estas dos palabras, las unieron
formando una sola: Santiago.Fue uno de los 12 apóstoles del Señor.

Era hermano de San
Juan evangelista. Se le llamaba el Mayor, para distinguirlo del otro apóstol,
Santiago el Menor, que era más joven que él. Con sus padres Zebedeo y Salomé
vivía en la ciudad de Betsaida, junto al Mar de Galilea, donde tenían una
pequeña empresa de pesca. Tenían obreros a su servicio, y su situación
económica era bastante buena pues podían ausentarse del trabajo por varias
semanas, como lo hizo su hermano Juan cuando se fue a estarse una temporada en
el Jordán escuchando a Juan Bautista.

Santiago formó parte
del grupo de los tres preferidos de Jesús, junto con su hermano Juan y con
Simón Pedro. Después de presenciar la pesca milagrosa, al oír que Jesús les
decía: "Desde ahora seréis pescadores de hombres", dejó sus redes y a
su padre y a su empresa pesquera y se fue con Jesucristo a colaborarle en su
apostolado. Presenció todos los grandes milagros de Cristo, y con Pedro y Juan
fueron los únicos que estuvieron presentes en la Transfiguración
del Señor y en su Oración en el Huerto de Getsemaní. ¿Por qué lo prefería tanto
Jesús? Quizás porque (como dice San Juan Crisóstomo) era el más atrevido y
valiente para declararse amigo y seguidor del Redentor, o porque iba a ser el
primero que derramaría su sangre por proclamar su fe en Jesucristo. Que Jesús
nos tenga también a nosotros en el grupo de sus preferidos.

Cuenta el santo
Evangelio que una vez al pasar por un pueblo de Samaria, la gente no quiso
proporcionarles ningún alimento y que Santiago y Juan le pidieron a Jesús que
hiciera llover fuego del cielo y quemara a esos maleducados. Cristo tuvo que
regañarlos por ese espíritu vengativo, y les recordó que El no había venido a
hacer daño a nadie sino a salvar al mayor número posible de personas. Santiago
no era santo cuando se hizo discípulo del Señor. La santidad le irá llegando
poquito a poco.

Otro día Santiago y
Juan comisionaron a Salomé, su madre, para que fuera a pedirle a Jesús que en
el día de su gloria los colocara a ellos dos en los primeros puestos: uno a la
derecha y otro a la izquierda. Jesús les dijo: "¿Serán capaces de beber el
cáliz de amargura que yo voy a beber?" Ellos le dijeron: "Sí somos
capaces". Cristo añadió: "El cáliz de amargura sí lo beberán, pero el
ocupar los primeros puestos no me corresponde a Mí el concederlo, sino que esos
puestos son para aquellos para quienes los tiene reservado mi Padre
Celestial". Los otros apóstoles se disgustaron por esta petición tan vanidosa
de los dos hijos de Zebedeo, pero Jesús les dijo a todos: "El que quiera
ser el primero, que se haga el servidor de todos, a imitación del Hijo del
hombre que no ha venido a ser servido sino a servir". Seguramente que con
esta lección de Jesús, habrá aprendido Santiago a ser más humilde.

Después de la Ascención de Jesús,
Santiago el Mayor se distinguió como una de las principales figuras entre el
grupo de los Apóstoles. Por eso cuando el rey Herodes Agripa se propuso acabar
con los seguidores de Cristo, lo primero que hizo fue mandar cortarle la cabeza
a Santiago, y encarcelar a Pedro. Así el hijo de Zebedeo tuvo el honor de ser
el primero de los apóstoles que derramó su sangre por proclamar la religión de
Jesús Resucitado.

Antiguas tradiciones
(del siglo VI) dicen que Santiago alcanzó a ir hasta España a evangelizar. Y
desde el siglo IX se cree que su cuerpo se encuentra en la catedral de
Compostela (norte de España) y a ese santuario han ido miles y miles de
peregrinos por siglos y siglos y han conseguido maravillosos favores del cielo.
El historiador Pérez de Urbel dice que lo que hay en Santiago de Compostela son
unas reliquias, o sea restos del Apóstol, que fueron llevados allí desde
Palestina.

Es Patrono de España y
de su caballería. Los españoles lo han invocado en momentos de grandes peligros
y han sentido su poderosa protección. También nosotros si pedimos su
intercesión conseguiremos sus favores.

viernes, 24 de julio de 2015

Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del S...

24 de julio

San Francisco Solano


Francisco Solano, llamado "el Taumaturgo del nuevo  mundo", por la cantidad de prodigios y milagros que obtuvo en Sudamérica, nació en 1549, en Montilla, Andalucía, España.
Estudió con los Jesuitas, pero entró a la comunidad Franciscana porque le atraían mucho la pobreza y la vida tan sacrificada de los religiosos de San Francisco.
Cuando llegó a Andalucía la peste del tifo negro, San Buenaventura se contagió y murió luego se contagió también Francisco y creyó que ya le había llegado la hora de partir para la eternidad, pero luego, de la manera más inesperada, quedó curado. Con eso se dio cuenta de que Dios lo tenía para obras apostólicas todavía más difíciles.
Pidió a sus superiores que lo enviaran de misionero al Africa, pero no fue aceptada su petición. Poco después, el rey Felipe II pidió a los franciscanos que enviaran misioneros a Sudamérica. Finalmente y para alegría suya, Francisco fue el elegido para la misión de extender la religión en estas tierras.
 Fray Francisco Solano recorrió el continente americano durante 20 años predicando, especialmente a los indios. Pero su viaje más largo fue el que tuvo que hacer a pie, con incontables peligros y sufrimientos, desde Lima hasta Tucumán (Argentina) y hasta las pampas y el Chaco Paraguayo. Más de 3,000 kilómetrossin ninguna comodidad. Sólo confiando en Dios y movido por el deseo de salvar almas.

Fray Francisco llegaba a las tribus más guerreras e indómitas y
aunque al principio lo recibían al son de batalla, después de predicarles por
unos minutos con un crucifijo en la mano, conseguía que todos empezaran a
escucharle con un corazón dócil y que se hicieran bautizar por centenares y
miles. 
Estando el santo predicando en La Rioja (Argentina) llegó la voz de que se acercaban millares de indios salvajes a atacar la población. El peligro era sumamente grande, todos se dispusieron a la defensa, pero Fray Francisco salió con su crucifijo en la mano y se colocó frente a los guerreros atacantes y de tal manera les habló (logrando que lo entendieran muy bien en su propio idioma) que los indígenas desistieron del ataque y poco después aceptaron ser evangelizados y bautizados en la religión católica.
El Padre Solano tenía una hermosa voz y sabía tocar muy bien el violín y la guitarra. Y en los sitios que visitaba divertía muy alegremente a sus oyentes con sus alegres canciones. Un día llegó a un convento donde los religiosos eran demasiado serios y recordando el espíritu de San Francisco de Asís que era vivir siempre interior y exteriormente alegres, se puso a cantarles y hasta a danzar tan jocosamente que aquellos frailes terminaron todos cantando, riendo y hasta bailando en honor del Señor Dios.

San Francisco Solano misionó por más de 14 años por el Chaco Paraguayo, por Uruguay, el Río de la Plata, Santa Fe y Córdoba de Argentina, siempre a pie,
convirtiendo innumerables indígenas y también muchísimos colonos españoles. Su paso por cada ciudad o campo, era un renacer del fervor religioso. Un día en el pueblo llamado San Miguel, estaban en un toreo, y el toro feroz se salió del corral y empezó a cornear sin compasión por las calles.  Llamaron al santo y éste se le enfrentó calmadamente al terrible animal. Y la gente vio con admiración que el bravísimo toro se le acercaba a Fray Francisco y le lamía las manos y se dejaba llevar por él otra vez al corral.

Por orden de sus superiores, Fray Francisco pasó sus últimos días en la ciudad de Lima predicando y convirtiendo pecadores. 
Murió en su habitación el 14 de julio de 1610. Se dice que durante toda esa noche, la gente pudo ver una rara iluminación brotar de la habitación.


miércoles, 22 de julio de 2015

Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del S...

23 de julio
San Apolinar, Obispo de Ravena, Mártir

San Apolinar fue el primer obispo de Ravena y él único mártir de dicha ciudad cuyo nombre se conoce. Según las actas de su martirio, Apolinar nació en Antioquía, donde fue discípulo de San Pedro, quien luego lo nombró obispo de Ravena. El santo además fue uno de los mártires más famosos en la Iglesia primitiva, y la gran veneración que se le profesaba es el mejor testimonio de su santidad y espíritu apostólico.
 Debido a las muchas conversiones que logró en su ciudad natal, el santo fue desterrado por las autoridades; entonces San Apolinar fue a predicar a Bolonia, pero de nuevo tuvo que partir al exilio y durante la travesía, naufragó en las costas de Dalmacia, donde fue maltratado por predicar el Evangelio. Apolinar volvió tres veces a su sede, y otras tantas fue capturado, torturado y desterrado nuevamente. Vaspaciano publicó un decreto por el que condenaba al destierro a todos los cristianos; San Apolinar consiguió esconderse algún tiempo, pero fue descubierto por el pueblo quien lo golpeó hasta dejarlo muerto. San Pedro Crisólogo, el más ilustre de los sucesores del santo, lo calificó de mártir, y añadió que Dios preservó la vida de Apolinar durante largo tiempo para bien de su iglesia, y no permitió que los perseguidores le quitasen la vida.

martes, 21 de julio de 2015

Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del S...

22 DE JULIO DEL 2015


LA
HISTORIA
: DE SANTA MARIA DE MAGDALENA
Evangelios se habla de María Magdalena, la pecadora (Luc 7,
37-50); María Magdalena, una de las mujeres que seguían al Señor (Jn 20, 10-18)
y María de Betania, la hermana de Lázaro (Lc 10, 38-42). La liturgia romana
identifica a las tres mujeres con el nombre de María Magdalena, como lo hace la
antigua tradición occidental desde la época de San Gregorio Magno.
El nombre de María Magdalena se deriva de Magdala, una población
situada sobre la orilla occidental del mar de Galilea, cerca de Tiberíades, en
la que el Señor encontró por primera vez a aquella mujer. San Lucas hace notar
que era una pecadora (aunque no afirma que haya sido una prostituta, como se
supone comúnmente). Cristo cenaba en casa de un fariseo donde la pecadora se
presentó y al momento se arrojó al suelo frente al Señor, se echó a llorar y le
enjugó los pies con sus cabellos. Después le ungió el perfume que llevaba en un
vaso de alabastro. El fariseo interpretó el silencio de Cristo como una especie
de aprobación del pecado y murmuró en su corazón. Jesús le recriminó por sus
pensamientos. Le preguntó en forma de parábola cuál de dos deudores debe mayor
agradecimiento a su acreedor: aquél a quién se perdona una deuda mayor, o al
que se perdona una suma menor. En el capítulo siguiente, San Lucas, habla de
los viajes de Cristo por Galilea, dice que le acompañaban los apóstoles y que
le servían varias mujeres.


Entre ellas figuraba María Magdalena, de la que había arrojado"siete demonios". También se recuerda a María Magdalena por otrosepisodios. En la hora más oscura de la vida de Cristo, María Magdalena contemplaba la cruz a cierta distancia. Acompañada por "la otra María", descubrió que alguien había apartado la pesada piedra del sepulcro del Señor. Fue ella la primera persona que vio, saludó y reconoció a Cristo resucitado. María Magdalena, la contemplativa, fue el primer testigo de la resurrección del Señor, sin la cual vana es nuestra esperanza. El Hijo de Dios quiso manifestar la gloria de su resurrección a aquella mujer manchada por el pecado y santificada por la penitencia. La tradición oriental afirma que después de Pentecostés, fue a vivir a Efeso con la Virgen María y San Juan y que murió ahí. Pero, según la tradición francesa adoptada por el Martirologio Romano y muy difundida en occidente, María Magdalena fue con Lázaro y Marta a evangelizar la Provenza y pasó los treinta años de su vida en los Alpes Marítimos, en la caverna de la Sainte Baume. Poco antes de su muerte fue trasladada milagrosamente a la capilla de San Maximino, donde recibió los últimos sacramentos y fue enterrada por el santo.

sábado, 18 de julio de 2015

Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del S...

San
Camilo de Lelis (Lellis)

1550-1614. Fundador de
los Siervos de los enfermos. 

Fiesta: 18 de julio



Encontró a Jesucristo en los enfermos pobres, a los que
amaba y servía con todo su corazón
Su congregación cuidaba de los
enfermos y contribuyó en el saneamiento de Roma y otras ciudades. Enseñaban
como prevenir y cuidar las enfermedades. Consideraron la función de la dieta en
la salud y enseñaron el sistema de organizar a los enfermos por pabellones.
Todo movido por amor a Cristo. San Camilo está enterrado en la Iglesia de Sta. María
Magdalena, Roma.
San
Camilo nació en 1350 en Bucchianico, cerca de Chieti, región de los Abruzos,
Italia. Su madre era sexagenaria cuando tuvo a su hijo.
Era
alto de estatura para la época, de 1.9mts. Se enroló en el ejército veneciano
para luchar contra los turcos pero pronto contrajo una enfermedad en la pierna
que le hizo sufrir toda su vida. En 1571 ingresó como paciente y criado en el
hospital de incurables de San Giacomo, en Roma. Nueve meses después fue
despedido a causa de su temperamento revoltoso y volvió a ser soldado contra
los turcos.
Mas
tarde reconoció que era un gran pecador. Uno de sus vicios era el juego de azar
que se nutre de la avaricia. En 1574 apostó en las calles de Nápoles sus
ahorros, sus armas, todo lo que poseía y perdió hasta la camisa que llevaba
puesta. Obligado a la miseria y recordando un voto que había hecho mucho tiempo
antes de ingresar en los franciscanos, entró a trabajar en la construcción de
un convento capuchino (franciscanos) en Manfredonia.  Las prédicas en el
convento lo llevaron a una profunda conversión. Camilo cayó de rodillas, pidió
perdón de sus pecados con muchas lágrimas y se encomendó a la misericordia de
Dios.  La conversión tuvo lugar en 1575, a sus 25 años de edad. Desde entonces
comenzó una nueva vida de completa sumisión a Jesucristo y de penitencia.
Ingresó a los capuchinos pero la enfermedad de su pierna impidió su profesión.
Entonces volvió al hopital de San Giacomo donde se consagró al cuidado de los
enfermos. Al cabo de un tiempo llegó a ser superintendente del hospital,
sirviendo como con ejemplar caridad.
Los
hospitales de la época empleaban a personas sin dedicación hacia los enfermos.
Esto llevó a Camilo a fundar una asociación de personas deseosas de
consagrarse, por caridad, al cuidado de los enfermos. Encontró seguidores pero
también graves obstáculos por las envidias y rumores que provocan las grandes
obras de Dios. Después de consultar con su confesor, San Felipe Neri, decidió recibir las órdenes sagradas.
Fermo Calvi, un caballero romano, le asignó una renta el día de su ordenación.
San Camilo decidió entonces independizarse del hospital de San Giacomo y
empezar la tarea por su cuenta, contra la opinión de San Felipe Neri. Con dos
compañeros comenzó la nueva congregación, los Siervos de los Enfermos,
observando una regla común. Iban cada día al gran hospital del Espíritu Santo
para asistir a los enfermos. Lo hacían con tanto amor como si curasen las
heridas de Cristo. Los preparaban para recibir los sacramentos y morir en las
manos de Dios. 
En
1585, habiendo crecido la comunidad, prescribió a sus miembros un voto de
atender a los prisioneros, a los enfermos infecciosos y a los enfermos graves
de las casas particulares. Desde 1595 envió religiosos con las tropas para
servir de enfermeros.  Tal fue el comienzo de los enfermeros de guerra,
antes que existiese la Cruz
Roja
fundada por Enrique Dunant.
En
1588 un barco con enfermos apestados no recibió permiso para entrar en Nápoles.
Los Siervos de los Enfermos fueron al barco a asistirlos y murieron de la
enfermedad, los primeros mártires de la nueva congregación. San Camilo también
asistió heroicamente a Roma durante una peste que asoló a la ciudad. En 1591
San Gregorio XIV elevó la congregación de San Camilo a la categoría de orden
religiosa.
En
la actualidad los Siervos de los Enfermos cuentan con sacerdotes y hermanos
consagrados a cuidar a los enfermos.
San
Camilo sufrió mucho toda su vida. Padeció por 46 años por su pierna, que además
tuvo fracturada desde sus 36 años. Tenía también dos llagas muy dolorosas en la
planta del pie.  Desde mucho antes de morir padeció de nauseas y apenas
podía comer. Sin embargo, en vez de buscar el cuidado de sus hermanos, los
enviaba a servir a otros enfermos.
San
Camilo introdujo la práctica de cerciorarse que los enfermos estuviesen muertos
antes de enterrarlos, que las oraciones continuasen al menos un cuarto de hora
después de la muerte aparente. Fundó 15 casas religiosas y 8 hospitales. Tenía
el don de profecía y milagros además de muchas gracias extraordinarias.
En 1607, San Camilo renunció a la
dirección de su orden pero asistió al capítulo de su orden en 1613. Murió el 14
de julio de 1614, a
los 64 años de edad. Fue canonizado en 1746. El Papa León XIII le proclamó
patrono de los enfermos junto con San Juan de Dios, Pío XI lo nombró patrono de
los enfermos y de sus asociaciones.






jueves, 16 de julio de 2015

Misioneros del Santísimo Rosario: Misioneros del Santísimo Rosario.

HISTORIA DE LA VIRGEN DEL CARMEN

LA VIRGEN DEL CARMEN, UNA DEVOCIÓN CON MÁS DE VEINTE SIGLOS

El nombre del Carmen viene del Monte Carmelo o “viña de Dios”que está en Tierra Santa. Según el Libro de los Reyes, allí vivió el Profeta Elías con un grupo de jóvenes, dedicados a la oración. Corría el año 300 a J C, y una gran sequía asolaba la región; el Profeta subió a la montaña para pedir lluvia y divisó una nube de luminosa blancura de la cual brotaba el agua en abundancia; comprendió que la visión era un símbolo de la llegada del Salvador esperado, que nacería de una doncella inmaculada para traer una lluvia de bendiciones. Desde entonces, aquella pequeña comunidad se dedicó a rezar por la que sería madre del Redentor, comenzando así la devoción a Nuestra Señora del Carmen (o Carmelo).

UNA HISTORIA MILENARIA

Muchos acontecimientos han sucedido a través del tiempo, pero las oracio­nes continuaron elevándose desde el Carmelo: es que los hombres y las institu­ciones pasan, pero las obras de Dios permanecen porque participan un poco de su eternidad. Nace la Virgen María y llega a ser la madre del Salvador: según la tradición visitó a los monjes y los estimuló a continuar sus oraciones. Luego vino la pasión y muerte, seguidas de la resurrección y marcha al Cielo de Jesús, y más tarde de su Madre. Luego vendrán las invasiones musulmanas, pero las oraciones del Carmelo no se interrumpen sino que los monjes deciden trasladarse a Europa. Allí los encontramos en el Siglo XlII :su Superior, San Simón Stock estaba en oración, preocupado por nuevas persecuciones, cuando se le apa­rece la misma Madre de Dios para decirle: ”amadísimo hijo, recibe el escapulario de mi orden para que quien muriese llevándolo piadosamente, no padezca el fuego eterno”. El Papa Gregorio XIII declaró verdadera esta aparición después de serios estudios, y basándose en los favores que recibían los que usaban el escapulario. También fue reconocida esta aparición por el Papa Juan XXII, que recibió una nueva aparición de la Virgenen la que prometía sacar del purgatorio el primer sábado después de su muerte a sus devotos.

¿QUÉ ES EL ESCAPULARIO?

     Ya antes del siglo X, se los usaba

como símbolo de unión con una orden religiosa y su espiritualidad, aun viviendo
la vida corriente en medio del mundo. Consistían en una franja de tela igual al
hábito de los religiosos, que se introducía por la cabeza cayendo hacia
adelante y atrás, de ahí su nombre que viene  de escápula”, espalda en latín; con el
tiempo redujeron su tamaño hasta el actual.. Lo importante es que no se trata
de un amuleto o de algo con poderes mágicos. Es un signo sacramental que hace
presente el amor de la Virgen
hacia quienes son buenos hijos de Dios, viven en su amistad, o sea gracia y
cumplen su ley. Hoy se sustituye para el uso diario por la medalla
correspondiente, ambos reciben las mismas indulgencias y pueden ser usados por
quienes no pertenecen a la
Cofradía.

ORACIÓN

¡Oh Virgen Santísima
Inmaculada, belleza y esplendor del Carmen! Vos, que miráis con ojos de
particular bondad al que viste vuestro bendito Escapulario, miradme
benignamente y cubridme con el manto de vuestra maternal protección. Fortaleced
mi flaqueza con vuestro poder, iluminad las tinieblas de mi entendimiento con
vuestra sabiduría, aumentad en mí la fe, la esperanza y la caridad. Adornad mi
alma con tales gracias y virtudes que sea siempre amada de vuestro divino Hijo
y de Vos. Asistidme en vida, consoladme cuando muera con vuestra amabilísima
presencia, y presentadme a la augustísima Trinidad como hijo y siervo devoto
vuestro, para alabaros eternamente y bendeciros en el Paraíso. Amén.


 

martes, 14 de julio de 2015

Misioneros del Santísimo Rosario.

ENTRONIZACIÓN DEL
SAGRADO CORAZÓN DE 
JESÚS EN EL HOGAR DE LA FAMILIA DE BORTOLÍN

1 DE JULIO DEL 2015, DÍA DE LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE CRISTO.













EXPLICACIÓN DE LA ENTRONIZACIÓN DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS EN EL HOGAR:
       El Sagrado
Corazón de Jesús pide reinar en todos los hogares mediante su imagen bendecida
por un sacerdote. Desea ocupar un lugar en donde se le ame y se le pida
permanentemente su paternal protección.
La consagración no es otra cosa que
entregarse a Jesucristo, es la dedicación de nuestras personas y de nuestras
cosas, reconociéndolas recibidas de la eterna caridad de Dios. Con la
consagración aceptamos su imperio de verdad, justicia y caridad en nuestras
vidas.
Consagrarse
es ponerse totalmente a disposición de Cristo, es por eso un acto serio y bien
meditado. Igual que cuando se consagra un cáliz o un altar, éste deja de estar
al servicio de bebidas y cenas para pasar al servicio exclusivo de Dios, cuando
se consagra una persona o una casa, ésta se pone al servicio del Señor para
tratar de hacer en todo su voluntad. Por eso se llama también entronización,
porque pones un trono real en tu casa, el trono de Cristo, al cual proclamas
como tu Rey y le quieres servir por amor. Es costumbre que se entronice 
también la imagen del Corazón Inmaculado de Maria.
Darle
el lugar que le corresponde al Sagrado Corazón de Jesús en nuestra familia, es
tratar de que todo lo que se haga y se viva, sufrimientos, alegrías, trabajos,
inquietudes, se ofrezca al Señor para la redención de la propia familia y del
mundo.
Tienen un compromiso moral, la familia que entronizó el Sagrado Corazón, de realizar la práctica de la Comunión reparadora de los primeros viernes de cada mes.
La
entronización la debe hacer  un sacerdote, y que este sea quien haga la consagración
PASOS SUGERIDOS PARA LA ENTRONIZACIÓN
1.    Preparación para la
entronización.
2.    Bendición de la casa.
3.    Bendición de las imágenes del Sagrado Corazón de Jesús y del Corazón Inmaculado de María.
4.    Entronización de las  imágenes.
5.    Rezo del Credo.
6.    Exhortación del sacerdote.
7.    Fórmula de
consagración(la que está prescrípta por el Papa San Pío X .
8.    Oración por los
ausentes y fallecidos.
9.    Consagración de los
niños.
10.  Bendición final.

FÓRMULA DE LA CONSAGRACIÓN (Aprobada
por San Pío X para la entronización del Sagrado Corazón en la familia)
¡Oh
Sacratísimo Corazón de Jesús!, Tú manifestaste a santa Margarita María el deseo
de reinar sobre las familias cristianas; venimos a proclamar tu absoluto
dominio sobre la nuestra. De hoy en adelante queremos vivir en tu vida,
queremos que en nuestra familia florezcan las virtudes por las cuales
prometiste la paz en la tierra, y queremos desterrar de nosotros el espíritu
mundano. Tú has de reinar en nuestros entendimientos por la sencillez de
nuestra fe, y en nuestros corazones por el amor que arderá para Ti solo,
procurando nosotros mantener viva esta llama con la frecuente recepción de la Eucaristía.
Dígnate,
oh Corazón Divino, presidir nuestras reuniones, bendecir nuestras empresas
espirituales y temporales, apartar de nosotros los vanos cuidados, santificar
nuestras alegrías, consolar nuestras penas. Si alguna vez alguien de entre
nosotros tuviese la desgracia de ofenderte, recuérdale oh Corazón de Jesús, que
eres bueno y misericordioso con los pecadores arrepentidos.
Y
cuando suene la hora de la separación, cuando venga la muerte a traer duelo en
medio de nosotros, todos, así los que se vayan como los que se queden,
estaremos conformes con tus eternos decretos. Nos consolaremos pensando que ha
de venir un día en que toda la familia reunida en el cielo, podrá cantar
eternamente tus glorias y tus beneficios.
Dígnese
el Corazón Inmaculado de María, dígnese el glorioso Patriarca san José
presentarte esta consagración y recordárnosla todos los días de nuestra vida.
Amén.
¡Viva
el Corazón de Jesús nuestro Rey!

Promesas
del Sagrado Corazón de Jesús a 
santa Margarita de Alacoque
1.
Daré paz a sus familias.
2.
Bendeciré las casas en que la imagen de mi Corazón sea expuesta y honrada.
1. Les daré todas las gracias necesarias a
su estado.
2.
Pondré paz en sus familias.
9.
Les consolaré en sus penas.
4.
Seré su refugio seguro durante la vida, y, sobre todo, en la hora de la muerte.
5.
Derramaré abundantes bendiciones sobre todas sus empresas.
6.
Bendeciré las casas en que la imagen de mi Corazón sea expuesta y venerada.
7.
Los pecadores hallarán en mi Corazón la fuente, el Océano infinito de la
misericordia.
8.
Las almas tibias se volverán fervorosas.
9.
Las almas fervorosas se elevarán a gran perfección.
10.
Daré a los sacerdotes el talento de mover los corazones más empedernidos.
11.
Las personas que propaguen esta devoción tendrán su nombre escrito en mi
Corazón, y jamás será borrado de El.
12.
Les prometo en el exceso de mi misericordia, que mi amor todopoderoso concederá
a todos aquellos que comulgaren por nueve primeros viernes consecutivos, la
gracia de la perseverancia final; no morirán sin mi gracia, ni sin la recepción
de los santos sacramentos. Mi Corazón será su seguro refugio en aquel momento
supremo



Buscar este blog