lunes, 30 de junio de 2014

Cada Día
Acto de Contrición

¡Dulcísimo Corazón de Jesús, que en este Divino Sacramento estás vivo e inflamado de amor por nosotros! Aquí nos  tenéis en vuestra presencia, pidiéndonos perdón de nuestra culpa e implorando vuestra misericordia. Nos pesa ¡oh buen Jesús! de haberos ofendido, por ser Vos tan bueno que no merecéis tal ingratitud. Concedednos luz y gracia para meditar vuestras virtudes y formar según ellas nuestros pobre corazón. Amén.

Día 30

DEMOS HOY GRACIAS AL SAGRADO CORAZÓN 
POR LOS BENEFICIOS QUE ESPERAMOS 
RECIBIR EN LA GLORIA

I
Las misericordias que dispensa el Señor acá en la tierra sus criaturas no son más que pálida sombra de las inefables que reserva para ellas en la eternidad feliz. El cielo ha de ser nuestro estado perfecto, allí será realizado el ideal más perfecto de dichas que pueda forjarse ahora el hombre en sus mas lisonjeros sueños.
Allí la salud sin el menor riesgo de enfermedad o molestia; allí la vida sin la dolorosa perspectiva de una muerte próxima o lejana; allí el amor sin tibieza ni desfallecimiento; allí la fiesta perpetua del alma sin tregua en el regocijo. El aleluya glorioso que allí se canta no es como acá, mezclado con los gemidos de la persecución o con los gritos del combate.

Medítese unos minutos

II

¡Gracias, Corazón de Jesús, gloria de los bienaventurados, sol esplendente de la felicísima ciudad de Dios! Gracias por esos dones que por Vos esperamos, y que mediante vuestra gracia, y nuestras buenas obras estamos seguros poseer!
¡Gracias, soberano Señor, gracias! Os las tributamos aquí rendidas y amorosas en este día de vuestro devoto mes, y anhelamos todos aquí presentes reunirnos con Vos en el cielo para cantárosla allí en unión del Padre y del Espíritu Santo, a quien sea toda alabanza, todo honor y toda gloria, por los siglos de los siglos! Amén...

domingo, 29 de junio de 2014

Corpus Christi en la Casa Madre del (IMBC), en Verrua-Savoia (Italia)







Cada Día
Acto de Contrición

¡Dulcísimo Corazón de Jesús, que en este Divino Sacramento estás vivo e inflamado de amor por nosotros! Aquí nos  tenéis en vuestra presencia, pidiéndonos perdón de nuestra culpa e implorando vuestra misericordia. Nos pesa ¡oh buen Jesús! de haberos ofendido, por ser Vos tan bueno que no merecéis tal ingratitud. Concedednos luz y gracia para meditar vuestras virtudes y formar según ellas nuestros pobre corazón. Amén.

Día 29

DEMOS HOY GRACIAS AL SAGRADO CORAZÓN
POR LOS BENEFICIOS RECIBIDOS EN EL
ORDEN DE LA GRACIA 


I

Si pródiga se ha mostrado conmigo la mano de Dios en el orden natural, no se lo ha mostrado menos en el orden de la gracia, o sea, el de los medios sobrenaturales que me ha concedido por mi justificación y para mi salvación eterna.
En el centro de su Iglesia me ha hecho nacer como en hermoso jardín que riegan caudalosos ríos y fecundan a todas horas abundantes lluvias. El Bautismo con que inició en la vida sobrenatural, los demás Sacramentos con que ella me robustece y sustenta, los santos ejemplos que para estímulo mío me hace admirar de continuo en rededor, la voz de sus ministros, la enseñanza de los buenos libros, los secretos toques con que ora despierta, ora aviva, ora quizá hasta resucita mi corazón. 
¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! A Vos debo el manantial de estas gracias sin número ni medida, que sobre mi alma ha derramado la divina misericordia. Vuestras son, porque Vos nos las habéis merecido y proporcionado, porque es vuestro, el conducto por donde vinieron a mi alma necesitada. Sed Vos, pues, el conducto por donde a su vez vuelvan al Padre celestial los afectos de gratitud y reconocimiento de mi pobre corazón.

Medítese unos minutos

II

No hay minuto de mi vida en que no tenga algo que agradecer a la infinita bondad de Dios en orden a la gracia. Más fácil fuera contar las estrellas que tachonan el cielo en una noche serena, o las gotas de rocío que esmaltan el prado en una fresca mañana de Abril, que reducir a cifra las ilustraciones superiores con que esclarece Dios constantemente la noche de mi vida, o las gotas de rocío celestiales con que ablanda y fecundiza la aridez de mi corazón. La habitual distracción en que vivo y lo limitado de mi inteligencia, no me permiten sondear como quisiera esos misterios de la operación de Dios en mi alma por medio la gracia multiforme; conocimiento completo de ella no lo tendré sino a la luz de la gloria en la eternidad feliz. Hoy sólo puedo imperfectamente rastrearlos; pero aun así, bástame sólo mediana consideración de ellos, para que me confundan su inconmesurable riqueza, su magnífica variedad,  su poderosa eficacia. 
A Vos escojo para que paguéis por mí esta deuda de reconocimiento. Tomad, Vos, Jesús mío, los votos de mi alma y representadlos al Eterno Padre en unión del eterno himno de gracias que en la gloria suya le canta vuestro adorable Corazón. 

sábado, 28 de junio de 2014

Crónica

El pasado 20 de Junio de 2014, el Reverendo Padre Sergio Casas-Silva, participo en el acto que recordara el aniversario del General Manuel Belgrano, donde bendijo la Bandera y la imagen de Nuestra Señora del Rosario y a los gauchos con sus caballos y carruajes, en la Ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe. 









Festividad del Sagrado Corazón de Jesús










Mes de Junio Dedicado al Sagrado Corazón de Jesús

Cada Día
Acto de Contrición

¡Dulcísimo Corazón de Jesús, que en este Divino Sacramento estás vivo e inflamado de amor por nosotros! Aquí nos  tenéis en vuestra presencia, pidiéndonos perdón de nuestra culpa e implorando vuestra misericordia. Nos pesa ¡oh buen Jesús! de haberos ofendido, por ser Vos tan bueno que no merecéis tal ingratitud. Concedednos luz y gracia para meditar vuestras virtudes y formar según ellas nuestros pobre corazón. Amén.

Día 28 

DEMOS HOY GRACIAS AL SAGRADO CORAZÓN
POR LOS BENEFICIOS RECIBIDOS EN EL 
ORDEN DE LA NATURALEZA


I

Estos últimos días del mes de Junio los dedicaremos a la acción de gracias. Nada más digno de un corazón noble que el agradecimiento por los beneficios recibidos, y por desgracia nada más olvidado por el común de los cristianos.
Fijémonos hoy únicamente en lo que debemos a Dios en el orden de la naturaleza. Dones suyos en esta existencia que tengo, y los medios mil con que su bondad me conserva todos los días y me embellece.
¿Hay corazón capaz de entonar al Supremo Hacedor el himno debido en acción de gracias por tales y tan estupendas maravillas? 
Sí le hay. En el Sagrado Corazón de Jesús tiene el hombre medio seguro en que mostrarse agradecido. 

Medítese unos minutos

II

Los beneficios de Dios no nos han sido hechos una sola vez sino que nos siguen, nos rodean, nos acompañan como luminosa atmósfera de amor en todos los instantes de nuestra vida. No resplandece más fijamente el astro del día cada mañana en el horizonte, de lo que brilla continuamente sobre mí la inefable bondad de Dios. Hasta en los males que con su adorable designio permite su Providencia sobre la tierra, encuentro motivos de agradecimiento. 
¡Oh Sagrado Corazón! A Vos agradezco tan inestimables beneficios, para que sirváis ante el Padre celestial como de intérprete de este mi afectuoso agradecimiento. Pase por Vos, Jesús mío, mi gratitud y adquiera en el encendido fuego de vuestro Corazón las cualidades que la hagan digna de ser admitida por el Supremo Dispensador de tantos bienes. 

viernes, 27 de junio de 2014

Cada Día
Acto de Contrición

¡Dulcísimo Corazón de Jesús, que en este Divino Sacramento estás vivo e inflamado de amor por nosotros! Aquí nos  tenéis en vuestra presencia, pidiéndonos perdón de nuestra culpa e implorando vuestra misericordia. Nos pesa ¡oh buen Jesús! de haberos ofendido, por ser Vos tan bueno que no merecéis tal ingratitud. Concedednos luz y gracia para meditar vuestras virtudes y formar según ellas nuestros pobre corazón. Amén.

Día 27

PIDAMOS HOY AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS
POR EL AUMENTO DE ESTA DEVOCIÓN EN 
NOSOTROS Y EN TODO EL 
MUNDO 

I

¿Podríamos dejar olvidada esta súplica entre las muchas que acabamos de dirigir estos días al Sacratísimo Corazón de Jesús? ¿Podríamos dejar de interesarnos vivamente en su presencia, para que cada día sea más ardiente en nosotros y en todo el mundo esta devoción? 
Vos quien a todos se dé a conocer  para que crezca  cada día el número de los que os aman y sirven. Sea yo uno de ellos, soberano Rey de las almas; avivad en mí vuestra amorosa llama: hacedme discípulo fiel, amigo fervoroso de vuestro Sagrado Corazón.

jueves, 26 de junio de 2014

Cada Día
Acto de Contrición

¡Dulcísimo Corazón de Jesús, que en este Divino Sacramento estás vivo e inflamado de amor por nosotros! Aquí nos  tenéis en vuestra presencia, pidiéndonos perdón de nuestra culpa e implorando vuestra misericordia. Nos pesa ¡oh buen Jesús! de haberos ofendido, por ser Vos tan bueno que no merecéis tal ingratitud. Concedednos luz y gracia para meditar vuestras virtudes y formar según ellas nuestros pobre corazón. Amén.

Día 26

PIDAMOS HOY EL SAGRADO CORAZÓN
POR NUESTROS HERMANOS DEL
PURGATORIO

I
La Iglesia de Dios tiene hijos suyos necesitados aun fuera de este mundo, y tiene alivio también para estas necesidades de la otra vida. Entre los combates de la presente y el descanso final de la gloria, hay para muchas almas una plazo de expiación en que se purgan culpas todavía no purificadas, o se pagan deudas todavía no satisfechas. Este plazo de expiación, concedido por la misericordia de Dios y exigido por su justicia, es el Purgatorio.
El buen devoto del Sagrado Corazón de Jesús no puede menos de ser amigo del Purgatorio. Hay allí almas que un día fueron fervorosísimas, que oraron al pie de los mismos altares que nosotros, que sonrieron con las mismas alegrías cristianas y lloraron con idénticos dolores. Aman a Dios, le desean, tienen segura su próxima posesión. Pero esta dicha se les retarda hasta que sea completo el pago de sus atrasos. En sufragio de ellas admite Divino acreedor nuestras oraciones y obras buenas.

II

Es gran caridad la caridad para con las almas del Purgatorio. Los grandes Santos han sido todos en este punto muy fervorosos. La Iglesia nos da el ejemplo, mezclando en todos sus rezos y ceremonias el piadoso recuerdo de los difuntos.
¡Oh dulcísima comunicación  la de nuestros corazones con los de estos hermanos nuestros, por medio de la oración!
¡Padres, hermanos, amigos, bienhechores! ¡yo sé que me escucháis en el Corazón de Jesús y que por conducto de él recibís y agradecéis mi cariñoso recuerdo!
Aceptad por ellas nuestras preces, nuestras limosnas, nuestra Comunión, nuestras mortificaciones, nuestra devoción a Vos. Porque sabemos que os son queridas, las recomendamos a vuestra compasión. Los méritos de vuestra vida, Pasión y muerte; las lágrimas de vuestra Madre; las virtudes de vuestros santos; os servicios de vuestra Iglesia; todo os lo ofrecemos en pago de tales deudas, para que bondadosamente se lo apliquéis. 

miércoles, 25 de junio de 2014

Cada Día
Acto de Contrición

¡Dulcísimo Corazón de Jesús, que en este Divino Sacramento estás vivo e inflamado de amor por nosotros! Aquí nos  tenéis en vuestra presencia, pidiéndonos perdón de nuestra culpa e implorando vuestra misericordia. Nos pesa ¡oh buen Jesús! de haberos ofendido, por ser Vos tan bueno que no merecéis tal ingratitud. Concedednos luz y gracia para meditar vuestras virtudes y formar según ellas nuestros pobre corazón. Amén.

Día 25 

PIDAMOS HOY AL SAGRADO CORAZÓN 
POR LOS POBRES AGONIZANTES


I

La agonía son los últimos instantes concedidos a aquella alma antes de presentarse al tremendo tribunal. Son las últimas luchas entre la gracia de Dios y la sugestión del diablo, en aquel corazón que ambos se disputan toda la vida.
¡Oh Corazón divino, que agonizasteis en el huerto y en el Calvario! Sed luz y consuelo para todos los agonizantes; mirad bondadoso a estas almas privadas de todo humano consuelo.

Medítese unos minutos.

II

Un día seremos nosotros los que nos hallaremos en agonía. ¡Oh adorable Corazón de Jesús! Cuando me falte todo, y todo me desampare, no me dejareis vos. ¡ Oh Dulce Amigo mío! de Vos espero fortaleza y consuelo.
¡Oh amado corazón de Jesús! Por aquellas tres amarguísimas horas en que en el lecho de la Cruz os vieron cielo y tierra agonizante y moribundo, socorred en tales circunstancias a los hijos de vuestro Corazón. 

martes, 24 de junio de 2014

La Solemnidad de Corpus Christi se remonta al siglo XIII. Dos eventos extraordinarios contribuyeron a la institución de la fiesta: Las visiones de Santa Juliana de Mont Cornillon y El milagro Eucarístico de Bolsena/Orvieto.

Urbano IV, amante de la Eucaristía, publicó la bula “Transiturus” el 8 de septiembre de 1264, en la cual, después de haber ensalzado el amor de nuestro Salvador expresado en la Santa Eucaristía, ordenó que se celebrara la solemnidad de “Corpus Christi” en el día jueves después del domingo de la Santísima Trinidad, al mismo tiempo otorgando muchas indulgencias a todos los fieles que asistieran a la santa misa y al oficio. Este oficio, compuesto por el doctor angélico, Santo Tomás de Aquino, por petición del Papa, es uno de los más hermosos en el breviario Romano y ha sido admirado aun por Protestantes.
La muerte del Papa Urbano IV (el 2 de octubre de 1264), un poco después de la publicación del decreto, obstaculizó que se difundiera la fiesta. La fiesta fue aceptada en Cologne en 1306. El Papa Clemente V tomó el asunto en sus manos y en el concilio general de Viena (1311), ordenó una vez más la adopción deesta fiesta. Publicó un nuevo decreto incorporando el de Urbano IV. Juan XXII, sucesor de Clemente V, instó su observancia.
Procesiones. Ninguno de los decretos habla de la procesión con el Santísimo como un aspecto de la celebración. Sin embargo estas procesiones fueron dotadas de indulgencias por los Papas Martín V y Eugenio IV y se hicieron bastante comunes en a partir del siglo XIV.

El Concilio de Trento declara que muy piadosa y religiosamente fue introducida en la Iglesia de Dios la costumbre, que todos los años, determinado día festivo, se celebre este excelso y venerable sacramento con singular veneración y solemnidad, y reverente y honoríficamente sea llevado en procesión por las calles y lugares públicos. En esto los cristianos atestiguan su gratitud y recuerdo por tan inefable y verdaderamente divino beneficio, por el que se hace nuevamente presente la victoria y triunfo de la muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. 








































Buscar este blog