viernes, 29 de marzo de 2013

Jueves Santo 2013

El 28 de Marzo Jueves Santo, se celebró en la Capilla Virgen de Lourdes, la Santa Misa de la "Cena del Señor", se realizó el Lavatorio de los pies, a feligreses de nuestra Capilla. Tuvimos adoración al Santísimo Sacramentos hasta las 00:00hs. Agradecemos a los hombres que participaron del lavatorio de los pies. 


































lunes, 25 de marzo de 2013

Solemnidad de la Anunciación de la Santísima Virgen María

En esta fecha la Iglesia celebra la Solemnidad de la Anunciación de la Santísima Virgen María, que en este año 2013, por coincidir con la Semana Santa, se traslada su fiesta litúrgica, después de la Octava de Pascuas es decir en el lunes 8 de abril.
Para los Misioneros del Santísimo Rosario, siguiendo la espiritualidad de San Luis María Grignion de Monfort, en el famoso libro Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, se anima a todos aquellos que viven una entrega total a Jesucristo por medio de María Santísima "...hacer todas las cosas por María, con María, en María y para María, a fin de hacerlas mas perfectamente por Jesucristo, con Jesucristo, en Jesucristo y para Jesucristo" (Punto 257 del Tratado de la Verdadera Devoción).
"Si, pues, establecemos nosotros la solida devoción a la Santísima Virgen, no es sino para establecer más perfectamente la de Jesucristo, no es sino para dar un medio fácil y seguro para encontrar a Jesucristo..."(Punto 62).
"...Esta devoción podría muy bien ser llamada una perfecta renovación de los votos o promesas del Santo Bautismo...a tomado a Jesucristo por su dueño y soberano Señor, para depender de Él en calidad de esclavo de amor. Eso es lo que sea hace por la presente devoción: se renuncia (como se señala en la formula de la Consagración) al demonio, al mundo, al pecado y a si mismo, y se da uno totalmente a Jesucristo por las manos de María..." (Punto 126).
En este ámbito, regalo del Espíritu Santo, renovamos a nivel comunitario nuestra "Consagración de esclavitud a Jesucristo la Sabiduría encarnada por las manos de María Santísima", en una devoción especial al misterio de la Encarnación del Verbo, propio de esta devoción, en donde manifiesta la dependencia inefable que Dios Hijo a querido tener de María, para la gloria de Dios, su Padre, y para nuestra salvación...para agradecer a Dios...por haberla elegido para ser su dignisima Madre...vemos a Jesucristo en María...¡Oh Jesús, que vives en María! Ven y vive en nosotros en tu espíritu de Santidad..." (Confrontar puntos 243 al 248). 
Rezando la formula de Consagración después de la Santa Misa y su respectiva acción de gracias. 
Honrando la imagen de la Inmaculada, ubicada en el refectorio, después de realizar la Consagración de esclavitud ante el Altar mayor. 

Adoración al Santísimo Sacramento implorando gracias para ser fieles a la Consagración de Esclavitud mariana.







domingo, 24 de marzo de 2013

Domingo de Ramos


Santo Evangelio según San Mateo 21, 1-9. Entrada Triunfal de Jesucristo en Jerusalén.
Se toma la Homilía comentando el libro de Jeremías Profeta 2, 12-32.
Sermón de San León, Papa.

He ahí, carísimos, que nos hallamos ya en la festividad de la Pasión del Señor, tan deseada por nosotros y tan necesaria a todo el mundo; en medio de los transportes de los goces espirituales que nos comunica, no podemos permanecer en silencio. Y si bien es difícil hablar digna y convenientemente muchas veces sobre una misma solemnidad, con todo, no pude el sacerdote sustraerse al deber de predicar a los pueblos fieles, tratándose de un tan gran misterio de la divina misericordia. Siendo la materia en sí misma inefable, por lo mismo proporciona recursos para hablar; y nunca pude ser suficiente lo que se diga, porque nunca se agotará el asunto que se trata. De consiguiente, humíllese la debilidad humana delante de la gloria de Dios, y confiese que es siempre insuficiente para exponer las obras de su misericordia. Esfuércese nuestra inteligencia, permanezca en sus pensó nuestro espíritu y deficiente nuestra expresión. Nos conviene darnos cuenta de lo pequeñas que son ante la realidad nuestras ideas más elevadas acerca de la majestad del Señor.

Al decir el Profeta: “Buscad al Señor, y esforzaos, buscad siempre su rostro”, nadie presuma haber hallado todo lo que busca; no sea que deje de acercarse a él si deja de encaminarse hacia él. Ahora bien, entre todas las obras de Dios ante las cuales desfallece la admiración humana, ¿hay otra que conmueva nuestro espíritu y sea superior a las fuerzas de la inteligencia como la pasión del Salvador? El cual, para librar el linaje humano de la esclavitud de la mortal prevaricación, ocultó la potencia de su majestad al furor del diablo, y no le opuso más que la flaqueza de nuestra debilidad. Si aquel enemigo cruel y soberbio hubiese podido conocer el designio de la misericordia de Dios, ciertamente que habría preferido inspirar sentimientos de mansedumbre en el animo de los judíos que odios injustos, a fin de no perder el dominio de sus esclavos, persiguiendo la libertad de aquel que nada le debía.

Su malignidad le engañó; infirió al Hijo de Dios un suplicio que había que redundar en remedio de todos los hijos de los hombres. Derramó la sangre inocente, que debía ser la reconciliación del mundo y de nuestra bebida. El Señor sufrió lo que había elegido según los designios de su voluntad. Se puso en manos de sus enfurecidos enemigos, los cuales, al dejarse arrastrar por su propia maldad, se hicieron servidores del Redentor. Era tanta la ternura de su amor en favor de los mismo que le crucificaban, que estando en la Cruz suplicaba a su Padre, no que los castigase, sino que los perdonase.  
Imágenes de la Santa Misa matutina, en la Capilla Virgen de Lourdes 
























Buscar este blog